31 Fancine: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Día 8, 'In The Earth', y 'Veneciafrenia'.

 


17/11/2021


Camino de la despedida, tras el subidón de la jornada de ayer con las cortometrajes, toca completar los dos títulos que nos faltaban a concurso, de cara a la elección del premio 'Gato Rabioso', que entrega la prensa acreditada, en un año donde no hemos dejado ni un cabo suelto, completando la proyección de los 10 títulos a concurso.

Redoble de tambor, la elegida como mejor película por la redacción de Fusion Freak, es la danesa 'Wild Men', del debutante Thomas Daneskov, protagonizada por Rasmus Berg y Bjørn Sundquist, todo un soplo de aire fresco y creativa originalidad, rodada en el entorno natural salvaje de su vecino noruego. 

Destacar la capacidad de los títulos nacionales para competir con argumentos de peso, tanto en el cortometraje como en el largo, con obras como 'Visitante', el debut de Alberto Evangelio, arropadas por veteranos comp Alex de Iglesia y su 'Veneciafrenia', títulos que auguran un más que prometedor futuro, y un posible resurgir, para los trabajos de género fantástico y de terror.

Tiempo habrá mañana para conclusiones y agradecimientos, con la publicación del palmarés y la gala de clausura, pero si que habría que destacar el buen nivel general de las películas proyectadas, que incluso cuando se ha tratado de obras que podían tener menos empatía o interés personal, han mostrado una insultante calidad formal, lo cual siempre es de agradecer.

Seguid sin miedo al Gatete de Schrödinger en estos últimos estertores fancineros, os dejamos como siempre las vías de contacto, para que no os falte ni un solo detalle o información referente al festival.


Somos Fusion Freak, con F de Fancine.

CONTACTO: prensa@fancine.org

TWITTER: @fancineMalaga

FACEBOOK: @fancinemalaga

INSTAGRAM: @fancinemalaga



- Largometrajes a Concurso:

IN THE EARTH

La llegada de nuevos realizadores al cine de Terror, con nombres tan destacados como Ari Aster o Robert Eggers, ha sacudido los cimientos del género, derivándolo a otro tipo de conceptos, que intentan aportar mayor firmeza a su causa, a través de un estilo renovador, y protegido por un aire más bien independiente, el cual le concede una mayor libertad creativa.

Como nuevo Enfant terrible del cine norteamericano, el realizador Ben Wheatley construye, a partir de su propio guión original, un relato post pandemia ambientado en la profundidad del bosque, donde un científico y una guardabosques pretenden acceder a una prueba científica sobre agricultura.

Lo que en un principio puede parecer un film post apocalíptico, en plena era covid, pronto gira hacia el slasher de manual, con la inserción de un personaje que explota la parte folklórica y ancestral del propio bosque, el cual parece cobrar vida una vez el espectador tiene acceso a su parte científica, mientras la paciencia se va quedando por el camino, con tanto cambio de humor a tensión, y la mezcolanza de géneros.

Si acaso, entre tanto caos cabe destacar un buen trabajo de maquillaje, que consigue que las heridas se muestres verdaderamente dolorosas, mientras el compositor Clint Mansell experimenta por encima del concepto sónico del film, con una banda sonora sintetizada, que no se puede contar entre sus trabajos más destacados, atrapada en la propia telaraña técnica que el film compone.

Si la idea de Wheatley era mostrar los horrores del covid, a través del bombardeo visual y de sonido que perpetra, sobre todo en su parte final, lo único que ha conseguido es ser profundamente irritante, porque la excusa de la incomunicación, acrecentada por los encierros pandémicos tras una tercera ola, tampoco vale para justificar los excesos de los que hace gala, y que generan más confusión epiléptica, que verdadera empatía.

Del reparto, con unos correctos Joel Fry y Ellora Torchia, que dan vida a los protagonistas, Martin y Alma, es justo señalar en trabajo superior de Reece Shearsmith como Zach, el perturbado fanático que intenta conectar con el espíritu del bosque, de una manera más mística, y que realmente resulta convincente su papel. 

Finalmente, 'In The Earth' fracasa en casi todos los intentos malsanos que intenta introducir, se puede definir como una pieza folk de neo terror, por mucho que  tampoco se mantenga constante en ese estilo, desvariando de manera anárquica y caótica, y sobre todo, resultando molesta con el espectador, como si su predominante espectro sensorial, hubiera sido diseñado exclusivamente para fastidiar, con lo que en resumen, resulta un trabajo difícilmente recomendable.




- Largometrajes a Concurso:

VENECIAFRENIA

Pocos realizadores tienen mejor cartel nacional que el bilbaíno Alex de la Iglesia, todo un referente del cine fantástico, que ha sabido encontrar un punto castizo y reconocible, exportando la idea con éxito más allá de nuestras fronteras, y cuyo pacto indivisible con su colaborador, el guionista Jorge Guerricaechevarría, le permite seguir explorando nuevas vías en el cine de entretenimiento.

Aprovechando la turismofobia que Venecia parece haber adquirido en los últimos tiempos, por el peso insoportable y masificado de visitantes que pueblan sus estrechas vías, de la Iglesia y Guerricaechevarría dan rienda suelta a su creatividad descontrolada, para fabricar un slasher dinámico, que tiene como principal razón de ser, conectar con el vanguardismo estético y narrativo que el realizador lleva años moldeando.

Montado el escenario de tan particular carnaval, es inevitable dejarse llevar por los perfiles grotescos, marca de la casa, disfrazados aquí con los trajes regionales y esas inquietantes máscaras inhumanas, ideales para empezar a construir un ambiente malsano, y conectar con ese espíritu burlón veneciano de antaño, con el que poder perpetrar tan desenfrenada ola de crímenes.

Portando un trabajo técnico adecuado, que tiene en el vestuario de los villanos, y en algún decorado de interiores, algunas de sus principales bazas, por encima de todo destaca la brillante y omnipresente composición musical de Roque Baños, otro de los colaboradores habituales del realizador, con el que tiene adquirida desde hace tiempo, una verdadera deuda de sangre.

Sacrificando solemnidad, la cual solo acaricia en la presentación de sus personajes más siniestros, de la Iglesia se lanza a la vorágine del entretenimiento, y muchos dirán con razón, que ya estaba avisado en el título, lo que tampoco quita que la cinta sufra sus habituales vaivenes argumentales, protegiendo el ritmo por encima de cualquier consideración, mientras ejercita el homenaje al Giallo, bajo el rojo brillante de la sangre que fluye de los cadáveres que masacra para su causa.

Del reparto, entre Silvia Alonso que siempre enamora con su desparpajo, mientras Ingrid García Jonsson, toma el protagonismo del ruidoso y molesto grupo de turistas españoles con solvencia, son los actores italianos como Cosimo Fusco, recién importado de la televisiva 30 Monedas, o el veterano Enrico Lo Verso, los que verdaderamente suben el tono de calidad interpretativo, mientras que también, desde el plano secundario, el realizador recupera a Armando de Razza, el recordado Profesor Cavan de El Día de la Bestia, que aquí da vida al inspector Brunelli, un personaje, el del policía, fundamental para poder fabricar un Giallo de manual sobre suelo italiano.

Finalmente, este vigoroso y sangriento paseo por los canales venecianos, con la mirada puesta sobre la cercana Isla de Poveglia, la cual contiene una macabra historia como escenario de muerte, hay que reconocer al tándem formado por de la Iglesia y Guerricaechevarría, el haber estado pendientes a la mitología de Venecia, por mucho que acabe en parte algo devorada por su propia 'desenfrenia', lo cual tampoco borra sus virtudes, convirtiéndola en un trabajo recomendable, sobre todo para los amantes del particular estilo de su principal responsable.












Publicar un comentario

0 Comentarios