La Calle del Terror (Parte 1): 1994. Netflix sigue buscando su saga triunfadora con esta historia de terror para adolescente excesiva y previsible



Netflix ha estrenado este fin de semana la primera entrega de la trilogía basada en las novelas de R.L. Stine, un producto destinado a un público adolescente prioritariamente pero tan brutal y salvaje en algunos momentos que recoge el espíritu ochentero y noventero de algunos slashers muy conocidos repleto de sangre y tripas. Esta primera entrega dará paso a otras dos que se estrenarán semanalmente y en las que viviremos un regreso al pasado en toda regla para comprender la maldición del municipio más sangriento de EEUU. Os contamos que nos ha parecido La Calle del Terror: 1994.

En 1994, un grupo de adolescentes descubre que los sucesos que aterrorizan su ciudad desde hace generaciones podrían estar conectados. Además, puede que ahora les toque a ellos protagonizar la pesadilla.
Llevo intentando analizar qué es lo que falla en este adaptación, porque algo no funciona bien a pesar del intento desesperado por crear un producto interesante. Yo creo que esta mezcla slasher de Stranger Things patina en cosas básicas como no saber cómo enganchar a su público siendo demasiado grotesco y sangrienta para un público menor de edad y demasiado infantil para otro público más adulto en su trama. Y sinceramente creo que otro tratamiento hubiera hecho de este comienzo algo mucho mejor.


Además la cinta dirigida por Leigh Janiak peca desde su comienzo de ser demasiado previsible y de traernos un batiburrillo de cosas vistas con anterioridad y que sólo funciona como un gran homenaje a diferentes títulos slashers y sobre todo contiene un aspecto sonoro espectacular con grandes éxitos de los 90 muy bien elegidos. Una pena. 

Publicar un comentario

0 Comentarios