La persona tras la voz: Javier Portugués-Portu-


Este mes hablamos con Javier Portugués, más conocido como “Portu”. Empezó a vivir de su voz desde muy joven, pero lo hizo en un camino muy distinto al habitual en el doblaje. Portu arrancó como batería y voz en un grupo musical a finales de los 80. En esta banda ya pudimos ver que el doblaje le estaba empezando a llamar y jugaba con las voces tanto como se lo permitía su repertorio. Tras su disolución, siguió en el camino de la música tocando para otros artistas y entrando cada vez más en los engranajes de los sellos discográficos.

Aunque, poco a poco, nació su otra vocación. Portu se interesó en el doblaje y decidió dar los pasos necesarios para ver cumplido su sueño. Ese buen hacer y una buena dosis de paciencia y tesón le han servido para hacerse un hueco en la profesión. Doblaje de canciones, diálogos, publicidad, audiolibros… nada se le resiste a este polifacético artista que llegó al mundo de la voz para quedarse y para dejar huella.

Portu ha sabido compaginar su trabajo en doblaje con el mundo de la música. Pero seguro que él nos podrá contar mucho más sobre su apasionante carrera.

NOSOLOFREAK: A lo largo de tu vida has diversificado tu carrera y has tomado varios cambios de rumbo. Uno de ellos te llevó al mundo del doblaje y la locución. Pero… ¿Qué querías ser de mayor cuando eras niño?

PORTU: Es cierto que sí soñaba con tocar la batería en un grupo de música y no tanto al principio en el doblaje o la locución. Cuando no tienes aún formada la voz, resulta mucho más atractivo lo primero. Con el tiempo fui desarrollando mucho más interés por explorar las posibilidades de la voz (cantar, recitar, imitar otras voces…) sin perder una pizca de pasión por seguir tocando la batería.

Desde el punto de vista logístico, además, acaba resultando mucho más fácil ponerse a grabar delante de un micrófono cualquier trabajo con la voz que reunir a la banda para tocar.

NOSOLOFREK: Tras tu paso por el grupo musical “Modestia Aparte” entre 1986 y 1993, comenzó una prometedora carrera en el mundo de la música. Pero un día decides formarte y dedicar parte de tu tiempo al mundo del doblaje. ¿Cómo nace esta inquietud y que pasos diste para hacerla realidad?

PORTU: Siempre me apasionó el mundo del doblaje. Desde muy joven.

Me formé en la escuela P.C. Tauro’s (ya desaparecida) de May Marqués, en Madrid. También con los años hice otros cursos de especialización, como el de Doblaje de videojuegos de la Escuela de Doblaje de Madrid con Rubén Navarro.

Por otra parte, tener mi propio estudio de grabación desde 1997, GGProducciones, me ayudó a realizar en primera persona muchos trabajos de locución de pequeñas campañas publicitarias, locución de videos corporativos, institucionales, docentes… pero sobre todo, debo agradecer muy sinceramente las oportunidades que me llegaron de mano de profesionales como María Caneda y Santi Aguirre, al principio exclusivamente para hacer doblaje cantado (que es una rama muy específica del trabajo del actor de doblaje), y más tarde del doblaje convencional, ya no sólo de las canciones.

NOSOLOFREAK: Recientemente te hemos podido ver en televisión en el programa de TVE “Operación Triunfo 2020”. ¿Cómo fue la experiencia y qué te llevó a formar parte del programa?

        PORTU: La experiencia en televisión formando parte del jurado de Operación Triunfo 2020 ha sido todo un aprendizaje.

Me contactó directamente por teléfono Tinet Rubira, director de Gestmusic, la productora del programa, por mi perfil ejecutivo de la industria discográfica con la experiencia necesaria pero ya como A&R freelance, desligado de ser directamente empleado de alguna de las majors discográficas. Supongo que ese es el perfil que necesitaba y le agradezco profundamente su invitación e insistencia para que participase en el programa. Tenía una experiencia previa similar trabajando para el formato “Factor X” cuyos derechos en España gestionaba la productora Fremantle Media, pero siempre coordinando la labor de productores musicales internamente, nunca delante de las cámaras. Con OT sí aparecía en pantalla. En lo profesional aprendes mucho y eso lo valoro muy positivamente.

En lo personal, la exposición pública no ha sido tan agradable. En concreto, un pequeño sector del fandom de OT puede ser salvajemente cruel en RRSS porque ser jurado implica estar en el centro de la diana. Estás ahí juzgando con tu criterio a sus recién estrenados ídolos… y los fans disparan. Vaya si disparan. Eso me pilló un poco desprevenido y tuve que lidiar con momentos francamente desagradables con los que no contaba tanto, pero lo sumo también al apartado de los aprendizajes en el terreno personal, así que bien igualmente.



NOSOLOFREK: Hoy en día las redes sociales son una parte muy importante de la visibilidad de personas y productos, aunque en ocasiones pueden convertirse en foco de críticas. ¿Has sentido alguna vez que las redes sociales te perjudicaban en algunas cosas mientras te ayudaban en otras?

PORTU: Las redes sociales son una herramienta (a mi modo de ver) imprescindible hoy en día para la labor de marketing, promoción y comunicación de proyectos artísticos que tienen una orientación comercial. Se utilizan como indicador de la presencia e impacto en el mercado de los artistas con los que trabajo. En ese sentido, su uso se hace necesario más allá de que nos guste más o menos tener que alimentarlas de contenido.

Por otro lado, parece ser que conviene que alguna pequeña parte de dicho contenido sea de carácter personal para que no acaben convirtiéndose en meras plataformas publicitarias. El fan/seguidor, potencial cliente, quiere ir más allá, adentrarse por momentos en el plano personal del artista como experiencia por encima de la publicidad de un lanzamiento. Por eso tienen mucho más alcance que la publicidad pura y dura. Me parece bien si eso ayuda a que el proyecto crezca de una forma razonable. Ir mucho más allá de eso, hasta el punto de exponer públicamente la persona, sus ideas, el más mínimo detalle de su día a día por encima de su obra… no me interesa tanto, y por momentos me aburre bastante. Alimenta cierto animal de vanidad que considera que cualquier cosa que hagamos o idea peregrina que tengamos, resulta de interés para el mundo.

Yo mismo lucho con la idea de seguir formando una marca personal que resulte interesante (soy profesional autónomo y, por tanto, dependo de esa marca personal/profesional para tener más éxito laboral) con la de vencer la tentación de exponerme porque sí en cosas que, de forma evidente, no le interesan a absolutamente nadie.

Hay mucha gente, sinceramente, que ni siquiera se plantea esto, y achicharran sus RRSS de gigas y gigas de contenido completamente prescindible.

NOSOLOFREAK: El éxito te llegó muy pronto y viviste una popularidad muy grande con “Modestia Aparte”. Es difícil no vincular el nombre Portu con ese grupo y con la música. ¿Cómo convences a los directores y agencias de que realmente quieres dedicarte al doblaje y a la locución?

PORTU: Bueno… dejé Modestia Aparte después de la gira del disco “La Línea de la Vida” de 1992. Han pasado casi 30 años desde que abandoné el grupo. Entiendo que ya no interfiere de ningún modo -que yo sepa- en la imagen que los/as directores de doblaje puedan hacerse de mí.

El hecho de haber empezado en el doblaje cantado sí ha influido, pues antes era normal que un personaje de ficción que cantaba tuviera una persona para sus intervenciones habladas y otra (generalmente un cantante sin ninguna formación en doblaje) interpretara las canciones. De modo que, si sólo tenías experiencia en doblaje como cantante de los temas en series o pelis animadas, la gente ni se planteaba que además fueras actor de doblaje “normal”.

                Hoy en día hay muchísimos más profesionales que controlan perfectamente ambas disciplinas (me vienen a la cabeza mis fantásticas compañeras Laura Pastor, Yolanda Portillo, Nikki García… o el gran Miguel Antelo, o Juan Palacios). Cada vez es más normal que un cantante tenga formación en doblaje, y que un actor de doblaje tenga formación en canto.

NOSOLOFREAK: Como ya hemos mencionado, el éxito te vino muy joven y sabes de primera mano lo que supone la celebridad y el Fandom. El mundo del doblaje está abandonando su anonimato debido al creciente interés por la profesión y sus protagonistas. ¿Crees que esta nueva fama es buena para el doblaje o debería permanecer en el anonimato como hasta hace poco?

PORTU: No veo por qué hay que esconder la identidad de los actores de doblaje. Existe una tradición de secretismo al respecto que, a mi modo de ver, hoy en día carece de sentido. La gente ya sabe que existe el doblaje y que hay profesionales que interpretan en tu idioma las pistas de voz originales de actores y actrices, del mismo modo que saben que no todo se rueda con luz natural y que hay iluminadores en los rodajes de cine y televisión. Ocultar ese hecho en un cajón me parece que esconde algún tipo de complejo.

Si me gusta saber que la música de una película está compuesta por Thomas Newman, por ejemplo, me gusta saber también el elenco de voces de su reparto.

 

NOSOLOFREAK: Dentro del mundo de la locución y el doblaje has trabajado con publicidad, doblaje de canciones y doblaje de diálogos, pero en los últimos años has entrado con fuerza en el mundo de los audiolibros. ¿Cómo llegas a este mundo y cómo te formaste para ello?

PORTU: El mundo del audiolibro es relativamente reciente, pero ha venido para quedarse. En muchos países tanto latinos como sajones nos llevan mucha ventaja aún en la presencia de este formato en el mercado, pero la tendencia es al alza.

Me formé en los cursos para actores y directores de audiolibros que organizaron hace unos años los responsables de la división de audiolibros de la editorial Penguin Random House. Es un trabajo alucinante que requiere una técnica especial, muy concreta, y en parte bastante diferente a la del doblaje, la pura interpretación o la locución sin más. Es más bien una mezcla equilibrada de todos estos ingredientes en unas proporciones que varían de un tipo de texto a otro, y donde se aplican también algunas técnicas nuevas que no tienen necesariamente que ver con ninguna de esas tres disciplinas.

 

NOSOLOFREAK: El trabajo tras un audiolibro es muy diferente al doblaje de productos audiovisuales y por lo tanto la función de los directores también debe serlo. ¿Qué hace realmente un director de audiolibros? ¿Cuál es el secreto para una buena dirección?

PORTU: El director de audiolibros ha de leerse la obra con antelación, por supuesto. A partir de ahí: hacer un glosario de personajes y marcar sus apariciones para volver sobre archivos ya leídos en otros capítulos -para ayudar al actor/actriz a colocar la voz como requiere cada personaje-; participar en el casting; identificar posibles trabas (frases en otros idiomas, interpretación de gráficos, diagramas, imágenes, notas al pie…); dar las indicaciones al actor/actriz del estilo de narración, la velocidad, la dicción, los diferentes usos del timbre de voz para cada pasaje; vigilar la coincidencia exacta de lo narrado con lo escrito o adaptar al recitado algún pasaje muy concreto; aparte de toda la labor de grabación, edición de pistas, ajuste al control de calidad de audios y entregas en plazo, etc.

 

NOSOLOFREAK: Actualmente trabajas para Penguin Random House en la producción de audiolibros y el catálogo crece a un ritmo espectacular. ¿Dónde podemos encontrar los libros de Penguin y en que plataformas podemos escucharlos?

PORTU: Trabajo dirigiendo o narrando audiolibros tanto para Penguin Audio como para Planeta Audio, incluso para algún proyecto independiente autoeditado. Pueden encontrarse los títulos de los audiolibros en las tiendas digitales de plataformas como Apple Books (es la que yo utilizo), o bien Google Play, Rakuten Kobo, Audioteka…

 

NOSOLOFREAK: Los audiolibros están ganando adeptos en los últimos tiempos, pero son una necesidad para el acceso a la lectura de personas invidentes o con deficiencias visuales. ¿Te planteaste alguna vez la importancia de vuestro trabajo cuando decidiste entrar en él?

PORTU: Efectivamente los audiolibros pueden ayudar de forma muy eficiente a aquellas personas que no puedan leer de la forma tradicional debido a alguna discapacidad visual, pero incluso más allá de eso, pueden acercar la lectura a todos aquellos que se escudaban en que no leían porque no tenían tiempo para ello. Ahora puedes “audioleer” mientras conduces, haces deporte, realizas tus tareas domésticas o paseas a tu mascota.

Acercar la lectura a los invidentes, pero también a las personas que de otra forma no se acercaban a este hábito, me parece una labor más que importante, sí.

 

NOSOLOFREAK: En los últimos años se está retomando la afición por la ficción sonora. Una versión de los libros más cercana a la radionovela y en la que intervienen varios actores y actrices y se incluyen efectos y banda sonora. ¿Crees que existe mercado para que coexistan ambos estilos a la hora de narrar obras literarias?

PORTU: Sí, por supuesto. Creo que hay espacio para que convivan los libros tradicionales en papel, con los ebooks (versión electrónica del texto), con los audiolibros (sólo audio), con la ficción sonora (podcasts de ficción, herederos de las tradicionales radionovelas que escuchaban nuestros mayores-muy-mayores).

Es un proceso natural de multiplicidad de formatos en que se presenta el contenido cultural, que además ya ha ocurrido antes en la música y el cine.

NOSOLOFREAK: Después de tres décadas en las que has crecido a nivel profesional y has recorrido muchos caminos diferentes. ¿Qué queda de ese Portu que arrancaba en el mundo de la música sin saber el éxito que le esperaba en el Portu de hoy día?

PORTU: Quiero pensar que sigo siendo la misma persona que pretendía no traicionar sus ideales en un futuro desconocido. Hasta donde soy consciente, lo he logrado. Cuando hago algo que pudiera no estar en armonía con esos principios, tengo gente a mi alrededor que me ayuda a verlo, empezando por mi familia; mi mujer y mi hija, y por un buen número de amigos de los que puedo presumir.

 

NOSOLOFREAK: Cantante de un grupo de éxito, discos de triple platino, músico para grandes solistas y grupos, A&R de grandes compañías musicales, Actor de doblaje, locutor, director de audiolibros. La lista es interminable. ¿Qué te queda por hacer en los próximos años? ¿Hay alguna espinita que aún te quede por quitarte?

PORTU: Me doy por satisfecho con tener la posibilidad de ganarme la vida con oficios que me gustan y para los que siguen contando conmigo.

No descarto terminar algún día un disco muy personal -inacabado y abandonado en un cajón hace mucho tiempo- que estuve a punto de terminar en una etapa de mi vida anterior a la vorágine laboral en que me zambullí al empezar a trabajar para algunas multinacionales. Ahí lo aparqué, pero de vez en cuando, me llama. No creo que le interese a nadie, pero sí tengo la impresión de que me lo debo a mí mismo y a las personas (productor, músicos) con quien lo llevé a cabo.

Uno sólo se hace viejo cuando tiene más recuerdos que proyectos, así que me ocupo de alimentar estos últimos sin revisar demasiado lo anterior.

 

                Esperamos que esta entrevista os haya acercado a LA PERSONA TRAS LA VOZ


Publicar un comentario

0 Comentarios