SER PADRE: Una entrañable película que circula entre el drama y la comedia.




Este pasado viernes se ha estrenado en Netflix una nueva película protagonizada por el actor y humorista Kevin Hart en una historia sobre la perdida y la familia. Una película en apariencia menor pero que es muy disfrutable sobre todo en familia.

Ser Padre nos cuenta la historia de un programador que tan solo tres días tras ser padre, se queda viudo por una complicación en la cesárea de su esposa y se encuentra solo con un bebé recién nacido y sin tener ni idea de lo que hacer con ella.




En grandes rasgos la película no nos cuenta nada que no hallamos visto mil veces en productos similares y precisamente si una historia se repite es porque suele funcionar. y en esta ocasión vuelve a hacerlo pese a las actuaciones de casi todos los secundarios que hacen que te den ganas de invadir Polonia. Hart es mejor cómico que actores y eso  lo tenemos todos claro pero en esta ocasión defiende medianamente bien el papel pero la película se mantiene en pie gracias a la pequeña actriz que interpreta a la niña y que es una robaplanos nata.

En grandes rasgos estamos ante el típico telefilme un poco más dopado de billetes al que de vez en cuando nos acostumbra Netflix, tan disfrutable como olvidable. Y un ejercicio de lo que significa ser padre soltero en estos momentos, que te mantendrá toda la película con una sonrisa en la cara.q

Publicar un comentario

0 Comentarios