Luca, una preciosa y maravillosa fábula sobre la intolerancia y salir del armario con una factura simplemente perfecta


 Pues eso, Pixar lo ha vuelto a hacer, ha creado una de esas películas que pasarán a la historia y lo harán por un montón de motivos, aunque el principal es porque es la primera cinta de la compañía del ratón cien por cien LGTB y lo hace sin pronunciar ningún eslogan, ni siquiera mostrar ninguna imagen que pueda mínimamente escandalizar al mas intolerante y rancio de los padres. Porque Pixar son así, los mejores para meterte contextos sin que se note. Y lo que en apariencia solo es una película casi infantil sobre tres amigos en el fondo es un relato sobre la intolerancia, el fascismo y la aceptación de uno mismo tal y como es, vamos lo que viene siendo salir del armario.

Luca nos cuenta la historia de un monstruo marino que vive en las profundidades de la costa italiana, que cumple con todas las normas que le impiden salir a la superficie y ver el mundo exterior, pero que se siente diferente y completamente fuera de lugar. Un día conoce a otro ser de su especie que vive fuera del mar ya que cuando están secos su piel cambia, desde ese momento la vida de Luca cambia para siempre abriéndose para el, un mundo completamente maravilloso, pero también peligroso si desvela quien es de verdad.

Con esta sencilla premisa la película de Pixar explica una salida del armario (en alguna escena incluso literal) contada para niños, y precisamente esto es lo primero que te llama la atención de la película que es tremendamente infantil, algo que en Pixar te hace dudar un poco, pero claro continua la historia y vas pillando el subtexto y las capas de la historia y te vas dando cuenta lo que Enrico Casarosa, el director de la cinta te quiere contar de verdad y comprendes que no, que el publico es el adulto y que lo hacen de esta manera para que viajes a tu era mas joven y veas con los ojos de la inocencia a toda la mierda, intolerancia e incluso fascismo, se puede encontrar una persona que sale del armario y que está sufriendo el mayor cambio en su vida.

Técnicamente como siempre, la compañía continua con su costumbre de hacer productos perfectos pero es en el guion donde Luca se convierte en una maravilla, porque nos muestra todo, desde esa primera persona que te muestra que lo que sientes en el interior no es algo que te pasa a ti nada mas,  esos momentos en los que solo entre los que son como tu, puedes mostrarte tal como eres, cuando te das cuenta que la sociedad en conjunto no te acepta e incluso algunos quieren literalmente matarte, pero también como todos podemos cambiar. Por eso Luca es una película optimista, es imprescindible para niños e imprescindible para padres y bueno otra maravilla de la casa del Flexo saltarín. 


Publicar un comentario

0 Comentarios