La Persona tras la Voz - Camilo García y María Luisa Solá


 

Este mes, nuestra sección cumple un año y queríamos celebrarlo haciendo un homenaje a las grandes voces que nos han acompañado durante toda la vida. Y aunque son muchos los nombres que han quedado escritos con letras doradas en el doblaje español, hemos elegido dos de ellos que creemos que merecen un lugar especial. Hablamos con María Luisa Solá y Camilo García.

María Luisa es la actriz de doblaje que ha puesto voz a muchas de las actrices y personajes que han hecho historia en el cine. Ella es nuestra Princesa Leia particular. Pero también es Sigourney Weaver, Glenn Close, Kathy Bates o Susan Sarandon, entre otras muchas.

María Luisa llegó al mundo del doblaje tras un paso por radio en el que trabajó en radio novelas y ficción sonora. Los directores vieron pronto su potencial y su gran talento y le dieron la oportunidad de hacer lo que mejor sabe… actuar. Tras el atril se hace una con los personajes y exprime sus capacidades para que los espectadores disfrutemos del producto y del trabajo de interpretación de la actriz original. Toda una profesional que merece nuestro respeto y admiración.

Camilo García es otro titán del doblaje. Su talento es sobradamente conocido y su voz, grave pero melodiosa nos ha acompañado durante toda una vida. Un amante del doblaje que ha puesto cuerpo y alma en esta profesión y que siempre se ha esforzado por llevar su trabajo al siguiente nivel. Harrison Ford, Anthony Hopkins, Tommy Lee Jones y miles de personajes tienen para nosotros la imborrable huella del grandísimo Camilo. Ha seguido subiéndose a las tablas de los teatros con la frecuencia que su apretada agenda se lo ha permitido. Nosotros hemos tenido la increíble suerte de poder verlo sobre el escenario del Auditorio Edgar Neville de Málaga junto a la Orquesta Filarmónica de la ciudad en una lectura dramatizada del Quijote de Don Miguel de Cervantes. Un recuerdo que siempre quedará con nosotros.

Estamos seguros que estáis impacientes por conocerlos, y lo entendemos. Así que veamos que contestan a nuestras preguntas y disfrutemos conociendo a estas leyendas de la voz.

 

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Comenzaste tu carrera en la época dorada del doblaje. Entre tus primeros papeles podemos destacar el doblaje de Sofía Loren en “El Cid” o a Tippi Hedren en “Los pájaros” de Hitchcock. ¿Cómo llegaste al mundo del doblaje y cómo fueron tus comienzos en la profesión?

MARÍA LUISA: Llegué al mundo del doblaje procedente de la radio. Yo había empezado un par de años antes en una emisora de radio en Barcelona donde hacíamos radioteatros, las novelas y los seriales. Fue una época fantástica porque aprendí muchísimo, cosas cómo a leer interpretando que sirve de mucho luego. Al cabo de un par de años hubo unas pruebas de voz en un estudio de doblaje en Barcelona y me presenté y ahí empezó todo. Empezaron a llamarme para hacer papelitos cortos y la verdad es que empezar haciendo esta clase de papeles es fantástico porque vas adquiriendo soltura, vas buscando tu voz, vas trabajando con ella, la puedes modular y hacer lo que te pide el director. Y sí, tuve la suerte de que en aquella época pude trabajar con actores fantásticos, estupendos, que solamente estando sentada en un rincón de la sala donde ellos estaban trabajando se aprendía muchísimo. Y poquito a poco, como en todo, fui trabajando un poquito más. En un momento dado me llamaron para doblar a Sofía Loren en “El Cid” y también por esa época a Tippi Hedren en “Los pájaros” y me pareció que no sabría hacerlo. Pero con la ayuda de los directores… Pues bueno, ahí quedó. Y yo creo que sí, que está bien. No hace mucho vi la película de “El Cid” otra vez y la verdad es que pensé: A ver qué es lo que vemos. Y estaba bien, cubría aquel pedazo de mujer que era tan difícil de cubrir porque era una señorona. Pero si, yo creo que se consiguió.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Comenzaste tu andadura en el teatro independiente y más tarde diste el salto al teatro profesional. ¿Cómo te sirvió esa experiencia para comenzar en el mundo del doblaje?

CAMILO: Desde muy joven sentía dentro de mí el veneno del teatro y de la interpretación. Desde niño ya recitaba poesías y me las sabía de memoria porque tuve una madre que vio en mí posibilidades de actor o lo que entonces se llamaba “rapsoda”. Mis padres eran puros castellanos. El de un pueblo de Salamanca y ella nacida en Cuenca pero criada en Burgos. Casados en plena guerra civil tuvieron que ganarse la vida en distintos oficios y en distintas ciudades.

Tengo cuatro hermanas que han nacido en sitios diferentes y yo tuve el honor de nacer en la misma Salamanca ciudad. Pero la vida nos llevó a la inmigración y recaímos en Barcelona en plena posguerra: Barcelona ofrecía trabajo y mejores condiciones de vida que otros lugares y aquí crecí, estudié el bachillerato en un colegio de los Hermanos Maristas con beca y en el momento de la edad laboral muy joven tuve que empezar a trabajar. Mi sueldo, aunque pequeño, era necesario porque en casa había muchas bocas que alimentar. Y como os digo ya tenía clavado el aguijón del arte. Me matriculé en el Instituto del Teatro y empecé con placer los estudios de actor que me ilusionaban. Mientras tanto trabajaba en la incipiente informática de entonces: ordenadores inmensos con bobinadores, tarjetas perforadas, impresoras enormes, etc. Y buscaba el tiempo para hacer teatro. Lo hice con un montón de grupos y compañías semiprofesionales hasta que recalé en el llamado “teatro independiente” que era una pequeña forma de profesionalización sin remuneración alguna y con gran sacrificio donde representábamos autores comprometidos e incluso prohibidos por la dictadura con otras personas con ganas de hacer buen teatro y convertirse (algunos lo conseguimos) en profesionales. La verdad es que suponía un inmenso esfuerzo porque hacíamos teatro “por amor al arte” y nos ocupaba mucho tiempo entre ensayos, representaciones, viajes, alquiler de vestuario, etc. Todo eso fue un bagaje muy importante para aprender el oficio de actor hasta que finalmente conseguí debutar como profesional e introducirme en algunos programas de televisión donde poco a poco grabé novelas, programas, algún Estudio 1, etc.

En el teatro comercial empecé con buen pie haciendo ya papeles importantes y todo ello se lo debo a la experiencia del así llamado “teatro experimental o independiente”. En una de esas obras ya como profesional tuve la suerte de que un director y primer actor del doblaje: José Luis Sansalvador fuera como espectador y me viera actuar. El me convocó y me introdujo en el doblaje y pude tener la oportunidad de conocer una nueva faceta de la interpretación hasta tal punto que pasado el tiempo y sin abandonar el teatro, las locuciones y la televisión puede decirse que me he metido e involucrado hasta el fondo en este mundo que, afortunadamente, me atrae mucho y donde he podido dar rienda suelta a mi personalidad como actor.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Son muchos los personajes a los que has puesto voz que han quedado en la memoria de todos y se han convertido en auténticos iconos para los fans. Pero hay uno que destaca sobre los demás, la Princesa Leia en “Star Wars”. ¿Cómo has vivido el movimiento fan que ha generado esta saga? ¿Qué ha supuesto para ti y para tu carrera este personaje?

MARÍA LUISA: Pues sí, son muchos los personajes a los que he puesto voz como a la Princesa Leia de “Star Wars”. Cuando doblamos la película nos pareció una película de ciencia ficción fantástica, muy divertida, que iba a tener éxito. Pero nunca pensamos que iba a tener tanto como el que al final ha tenido. Y naturalmente a medida que vas doblando a un personaje vas creciendo con él y esa complicidad que tienes con el personaje es muy importante. Cómo va viviendo cosas diferentes, cómo se desarrolla su vida. La verdad es que da mucha pena cuando ya ha desaparecido y la han hecho aparecer en la última un poquito.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Uno de los actores al que más veces has puesto voz es Anthony Hopkins. ¿Se aprende interpretación cuando se trabaja doblando a actores de esa categoría y talento?

CAMILO: Lo que me ha dado sobre todo el doblaje es un dominio y variedad de registros en la voz y en la forma de interpretar viendo, estudiando y entendiendo a los actores que he doblado y sigo doblando. ¿Cómo no voy a aprender de actores como Anthony Hopkins y otros similares si son lo mejor de lo mejor? Esto me ha ayudado a seguir su propio camino interpretativo y a estudiar sus composiciones porque yo cuando doblo he de captar todos sus matices y he de traspasar en otro idioma lo que por ejemplo Hopkins ofrece y traspasa en sus creaciones.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Una de esas actrices a las que doblas habitualmente es a Glenn Close. Es una actriz con muchos matices pero que también hace una serie de papeles muy ruidosos y en los que grita constantemente ¿Te supone un reto doblarla y mantener el tono durante el proceso?

MARÍA LUISA: Pues sí, doblo habitualmente a Glenn Close y es una actriz maravillosa. Ahora la acabo de doblar en una película dramática. Es una mujer que puede tocar todas las teclas. Tan pronto te hace drama como se pone a hacer una Cruela de Vil fantástica, maravillosa y gritona que me costó una afonía. Pero después piensas que vale la pena haber forzado la voz, haber llegado a lo que ella hacía. No sé si llegué o no pero grité lo mío. Luego ves la película y te satisface haber podido hacer aquel papelón tan importante. Pero bueno, no solo la Cruela de Vil, sino que cada vez que la doblo tiene unos matices tan maravillosos, tan sencillos y a la vez tan propios de ella que a mí me gusta mucho, me encanta.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Durante tu extensa carrera has puesto voz a más de 2000 personajes. ¿Qué actor te gusta más doblar y por qué?

CAMILO:  Precisamente por eso y porque he tenido suerte me quedo con todos esos actorazos aunque siento una debilidad por uno: Gene Hackman al que “entiendo” muy bien y al que para mí representa tal vez el actor más completo al que he doblado. Creo que hay una buena simbiosis entre los dos.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: El doblaje es una profesión que ha sufrido muchos cambios con el paso de los años, tanto a nivel técnico como a nivel artístico. Los plazos y el doblaje en banda aparte han cambiado muchas cosas. ¿Cómo crees que ha cambiado la profesión? ¿Qué crees que se podría mejorar y cómo?

MARÍA LUISA: El doblaje ha sufrido muchos cambios. Pero bueno, como muchas profesiones. Yo creo que ahora parece muchas veces que lo técnico tiene que ser más importante que lo artístico. Luchamos también con que trabajamos contra reloj y  muchas veces hay que hacer las cosas y acabarlas para antes de ayer. Pero que le vamos a hacer, eso es consecuencia de la época de las prisas.

Me preguntáis que se podría mejorar. Es muy difícil,  porque yo no sé qué es lo que se puede hacer. Lo que sí creo es que las personas que empiezan ahora lo tienen peor porque no hay tiempo para dedicarlo en la sala, aunque se debería porque la gente que empieza, que tiene unos valores artísticos y que puede llegar a hacerlo muy bien muchas veces se encuentran que se tiene que hacer todo muy rápido. No se puede dedicar tanto tiempo en la sala y es complicado. Yo creo que esto debería cambiarse un poco y tener un poco más de tiempo.

NOSOLOFREAK A CAMILO: ¿Por qué decidiste dar el salto a la dirección y como valoras la experiencia?

CAMILO: Una vez que decidí entrar en este mundo y comprobar que estaba hecho para mí decidí empezar a ajustar los diálogos y a dirigir a los compañeros. Creo que es una parte muy importante de mi oficio. De esa forma me involucro en las películas adaptando los guiones ya traducidos a las bocas buscando que coincidan las famosas “labiales” y dándole al argumento su auténtico contenido sin desvirtuar el trabajo de los guionistas principales. De paso consigo armonizar las interpretaciones de los colegas procurando hacer un reparto justo y dirigiéndoles en la sala.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: En alguna ocasión te hemos podido escuchar decir que Susan Sarandon ha sido muy importante para tu carrera. ¿Es tal vez la actriz a la que doblas que más te gusta? ¿De dónde nace ese feeling con ella?

MARÍA LUISA: Susan Sarandon, madre mía, la quiero, la quiero muchísimo. Es una actriz fantástica a la que he doblado muchísimas veces. Toca todas las teclas. He tenido una suerte inmensa en doblar a estas actrices tan estupendas que me han ayudado tanto y que me han enseñado tanto, porque pueden hacer un papel difícil pero como lo hacen tan bien solo con que las sigas e intentes parecerte lo más posible ya está. Te ayudan  muchísimo. Susan Sarandon me encanta. La veo y sé cuándo va a respirar, cuándo abre la boca antes de empezar a hablar, cómo lo va a decir. Me gusta mucho, me encanta y he tenido la suerte de doblarla en papeles muy diferentes, pero todos fantásticos y maravillosos.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Uno de tus trabajos de dirección más impecables es “Cyrano de Bergerac”, una película que respeta el texto en verso, algo que se suele perder normalmente con las traducciones. ¿Cómo fue el proceso de traducción y ajuste de esta cinta?

CAMILO: Lo de Cyrano de Bergerac fue una cabezonería mía. Me propusieron hacerlo en verso puesto que así estaba la película como adaptación de la obra teatral de Rostand pero fue un trabajo muy arduo porque tuve que rescatar los versos alejandrinos que rimaban en pareado y hacer una adaptación lo más fiel posible al castellano. Solo puedo deciros que tardé unos tres meses en entregar la película doblada cuando lo normal es hacer ese trabajo en un par de semanas e incluso menos.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Cuando se pone voz a tantas actrices de forma habitual es inevitable que en alguna ocasión coincidan varias de ellas en una misma producción. ¿Cómo te sientes cuando una actriz a la que doblas habitualmente hace un cameo en alguna serie o película en la que te han elegido para poner voz a otra actriz?

MARÍA LUISA: Cuando estás haciendo una serie o una película y estás doblando a Susan Sarandon por ejemplo y de repente te dicen: ¡Oye! Es que también sale Glenn Close. Piensas: Qué pena que coincidan en la misma película. Pero bueno, hay profesionales fantásticas que lo pueden hacer. Te puede quedar un poquito de penita de decir: Hay que pena, con lo que me gusta. Pero bueno, se soluciona. Tú tienes tu personaje. Lo haces y si coincides con la otra actriz intentas que quede maravilloso lo tuyo y maravilloso lo de la otra persona.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Hoy en día se está tendiendo a establecer plazos más estrictos, nuevas tecnologías y restricciones de imagen debidas al secretismo que rodea ciertas películas. ¿Crees que esto está perjudicando a la interpretación de los actores de doblaje y por ende al resultado final?

CAMILO: Las nuevas tecnologías, las prisas, las exigencias de las distribuidoras y todo el tinglado de las plataformas han hecho que el trabajo se haya convertido en algo poco minucioso y por supuesto menos artístico. No creo que actualmente me concedieran ni a mí ni a nadie hacer un doblaje como el de Cyrano, por poner un ejemplo.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: A lo largo de tu carrera te has enfrentado a miles de personajes e historias. Risas, llanto, miedo… ¿Te suele afectar lo que sucede en la pantalla mientras estás doblando al personaje?

MARÍA LUISA: Pues claro que nos afecta, porque somos actores y en ese momento estamos inmersos en la película y naturalmente que te afecta por la situación que está pasando el actor al que estás doblando. Risas, llanto, miedo... Pues sí. Me he reído muchísimo, he llorado muchísimo y ¿he sentido miedo? pues sí. En “Los pájaros” por ejemplo. O en “Psicosis”. Aquello era tremendo. Te pegabas unos sustos horribles. O en “Alien” que doblando la película te hacían la clásica broma de que un compañero por detrás te pegaba un susto terrible. Yo creo que sí, que cuando estamos doblando una película estamos inmersos en lo que pasa y  así sale mejor  porque estás metido en el personaje. ¿Y llorar? Muchísimo, soy muy llorona.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Son muchos los papeles que has doblado cuyos actores originales han sido premiados. ¿Sientes estos premios como si fueran un poco tuyos también? ¿Por qué crees que la academia del cine español no otorga premios al doblaje entre sus categorías? 

CAMILO: En cuanto a los premios prefiero no hablar de ese tema. Creo que es muy injusto el trato que nos ofrece la cinematografía de este país al trabajo de unos profesionales que pueden conseguir con nuestro trabajo hacer más buena una película. Se nos considera como “actores ladrones” porque robamos las voces de las figuras mundiales en menoscabo de la industria nacional, En fin, una auténtica barbaridad.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Hay muchos profesionales a los que no les gusta ver las películas o series que han doblado. ¿Sueles ver tus películas? ¿Hay alguna de ellas que te hubiera gustado volver a doblar con la experiencia que tienes hoy día?

MARÍA LUISA: Sí. A mí me gusta ver las películas. ¿Por qué no? Creo que luego tenemos que verlas, disfrutarlas. Pero también tener un sentido crítico con el trabajo que has hecho. Muchas veces ves algo y dices: Agh, esto no me di cuenta y lo podía haber hecho de otra manera. Pero yo creo que sí. Que, incluso, está muy bien verlas.

NOSOLOFREAK A CAMILO: En tu trabajo como director tienes que hacer la selección de voces para cada proyecto. ¿Cómo eliges a los actores para cada papel? ¿Buscas actores que tengan voces lo más parecidas posibles o te centras más en la capacidad interpretativa del Actor o actriz en cuestión?

CAMILO: Como director ciertamente tengo que elegir las voces idóneas para el buen funcionamiento de la película y de su doblaje. Tengo la inmensa suerte de tener en mi época grandes profesionales a los que además he intentado enseñar. Me consta que muchos de ellos han aprendido la lección. Lo cual es un orgullo para mí.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: “Alien”, Avatar” o “Cazafantasmas” son películas en la que actúa otra de esas actrices con las que se te relaciona, Sigourney Weaver. Una actriz con gran variedad de registros pero que destaca por sus papeles fuertes y con carácter. ¿Qué es lo que más te gusta y lo que más te cuesta de doblar a esta actriz?

MARÍA LUISA: “Alien”, “Avatar”, “Cazafantasmas”… qué películas tan buenas con Sigourney Weaver. Hace personajes casi siempre muy fuertes. En casi todas las películas que la he doblado son personajes importantes y fuertes. En “Alien” por ejemplo, la gran superviviente. En “Avatar” lleva el mando y en “Cazafantasmas” está maravillosa. Me gusta cómo trabaja. Es una actriz que creo que no la valoran lo suficiente.

NOSOLOFREAK A CAMILO: Siguiendo con el tema de los castings. ¿Te han impuesto en alguna ocasión a determinado actor o actriz a pesar de que tú considerases que existía una opción mejor?

CAMILO: Algunas veces el cliente quiere escuchar voces para algunos personajes. Entonces hacemos castings o pruebas pero siempre se eligen los candidatos que puedan hacer un buen trabajo.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: En películas como “Las señoritas de Rochefort” te hemos podido escuchar poner voz a los diálogos pero también a las canciones. ¿Cómo afrontaste este nuevo reto en tu carrera?

MARÍA LUISA: Creo que cuando se hizo esa película no sabía lo que hacía. Luego, si queda bien o mal, no es porque yo lo haya hecho sino porque el director musical te ayuda muchísimo. A pesar de todo, cuando la he vuelto a ver la veo con la cabeza encogida, pensando: ¿Yo por qué me metí en esto cuando hay cantantes que lo hacen tan estupendamente bien? Y yo, no tengo ni idea de música. Lo haces y ya está. Pero creo que no, que a cada persona hay que darle lo que sabe hacer.

NOSOLOFREAK A CAMILO: En tu carrera siempre ha habido un hueco para el teatro y para múltiples proyectos escénicos al margen del doblaje. ¿Qué es lo que te lleva a seguir pisando las tablas cada vez que tienes la oportunidad de hacerlo?

CAMILO: Sigo haciendo teatro cuando me ofrecen algo interesante porque no cabe duda que salir a escena con tu personalidad y ofreciendo un personaje que has podido crear y ensayar con tu propia voz lejos de un micrófono y con tu cuerpo, tu presencia y tu voz colocada de otra forma más natural es lo mejor que puede hacer un actor. Lo mismo pasa cuando tienes una actuación en recitales poéticos o lecturas, incluso en conferencias o charlas delante del público. O junto a una orquesta como fue el precioso recital del año pasado en Málaga.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: A pesar de tu larga carrera has trabajado muy poco en el mundo de la animación. Uno de los papeles más relevantes fue el de Hera en “Hércules”. ¿Por qué no has hecho más doblaje de animación?

MARÍA LUISA: El mundo de la animación, que parece que es muy sencillo, es muy difícil, es dificilísimo. Yo creo que hay toda una profesión que lo hace muy bien, que están muy acostumbrados a doblar dibujitos y personajes de animación. Pues hay que dejar que los hagan ellos, que lo hacen pero que muy requetebién. Y yo me dedico a otras cosas, simple y llanamente.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: La nueva trilogía de “Star Wars” nos ha vuelto a traer a la Princesa Leia. Aunque su despedida en la saga se vio tristemente marcada por su prematura partida. ¿Qué se siente al retomar un personaje tan importante más de 30 años después? ¿Cómo te afectó la muerte de Carrie Fisher a nivel personal?

MARÍA LUISA: Sí, fue triste la despedida de la Princesa Leia. Sobre todo porque sabíamos además que ya no estaba. A mí me dio mucha pena, la verdad. Incluso pensé que por qué la sacaban. Pero bueno, fue una pincelada y fue su despedida. Además una persona que no era mayor como para desaparecer. La verdad es que muy penoso, sí.

NOSOLOFREAK A CAMILO: En varias ocasiones te hemos podido escuchar decir que no sueles ver las películas en las que has trabajado, lo cual es bastante difícil dado el volumen de trabajo que has realizado a lo largo de tu extensa carrera. ¿A qué se debe esto?

CAMILO: Es cierto que no voy demasiado al cine a escucharme por la sencilla razón de que la mayoría de las películas las he visto montones de veces en el momento del doblaje o si los diálogos ajustados son míos y encima he dirigido sería bastante redundante. Pero la excepción está en algunas películas que me ilusiona ver cuando son muy especiales. Por ejemplo, la película “El Padre” la última creación de Anthony Hopkins que me ha emocionado. Quise dirigir el doblaje tal vez como despedida de tantos años de esfuerzo y profesión y realmente vale la pena porque es una gran película y me parece que he hecho un trabajo que no desmerece al gran Hopkins. Ojalá podáis verla en cine aunque cada vez está más difícil conseguir entrar en los cines debido a la pandemia y a que la forma de visionar el cine se está cambiando y ahora son los domicilios donde se pueden disfrutar las buenas películas “para bien o para mal”.

NOSOLOFREAK A MARÍA LUISA: Tu hijo Sergio Zamora ha seguido tus pasos en la profesión y se ha convertido en un gran actor de doblaje. ¿Le animaste tú a seguir tus pasos? ¿Qué consejos le diste para que afrontase su formación y su carrera en la profesión?

MARÍA LUISA: Bueno, hablar de mi hijo Sergio Zamora es hablar en este momento de un supercrack. ¿Qué voy a decir? Soy su madre. Pero es que es la realidad. Se ha convertido en un actor fantástico. Él estudia muy bien los personajes. Intenta, como todos hacemos, llegar al original. Que eso es muy importante. Tiene mucho respeto por todo lo que ha hecho el actor. No le tuve que decir qué es lo que tenía que hacer para seguir mis pasos. Él lo vivió desde pequeño y sabía lo que tenía que hacer. Y poquito a poco fue introduciéndose, mejorando y llegando a lo que es hoy en día, Un supercrack. Eso es lo que yo pienso.

 

Esperamos que este sentido homenaje os haya traído al recuerdo innumerables escenas de vuestra vida y os haya servido para conocer mejor a LA PERSONA TRAS LA VOZ.


Publicar un comentario

0 Comentarios