El Sustituto: Sin ser perfecta, una historia de fascismo encubierto muy actual ( Festival cine de Málaga)



Que gran actor tenemos con Ricardo Gómez, después de verlo tantísimos años como el pequeño de Cuéntame, el actor vuelve a sorprendernos con una producción bajo el nombre de El Sustituto y que ha dirigido Óscar Aibar ( El Gran Vázquez). La historia nos hace viajar a la España del año 82 con una historia tan increíble cómo real y que sin ser perfecta nos ha dejado muy buen sabor de boca.

1982. Un joven policía curtido en los barrios más duros de Madrid acepta un destino en un pueblo de mar con la esperanza de curar a su hija y, de paso, ganar algo de tranquilidad. Una vez allí, se ve envuelto en la investigación del extraño asesinato del inspector al que ha de sustituir. Las pesquisas le llevarán hasta un hotel playero donde una comunidad de ancianos nazis, reclamados por muchos países por crímenes contra la humanidad, vive un retiro paradisiaco y feliz.
El Sustituto sin casi quererlo se ha convertido en una cinta de rabiosa actualidad, sobre todo por lo palitos que reparte entre los movimientos populista cómo es el caso de VOX, y lo hace contando con una historia inspirada en hechos reales. Para ello cuenta con un reparto muy equilibrado, una buena recreación de un momento histórico muy convulso y una dirección cumplidora pero que se desdibuja en algunos momentos y hace que algunos de los tramos que vivamos en esta hsistoria de criminales de guerra escondidos en España no sean tan interesante como el tema a tratar.


Así mismo, mientras que tres cuartos partes de la cinta se desarrollan de forma lenta aunque bastante acertada, termina por resolverse todo de forma demasiado rápida, como con prisa, y sinceramente nos hubiera gustado un final más sosegado. Así y todo, una historia muy interesante que mantiene la tensión del espectador y que aún hubiera sido mejor con algún recorte de momentos innecesarios.

Publicar un comentario

0 Comentarios