ANÁLISIS LITERARIO DE 'JOKER, MORIRSE DE RISA', DE RUBÉN PÉREZ.

 




Rubén nació en Bilbao, en mayo de 1982, lleva siendo fan de Batman desde que abrió su primer cómic a con tan solo siete años. Desde entonces ha compaginado su pasión por el hombre murciélago con las ganas de comunicar.

Querido Rubén, becario molón, el café puede esperar, ese que no me traes, en cambio, y sin ser poco, he podido disfrutar tu primera obra literaria, un trabajo centrado en uno de los personajes, que mejor ha evolucionado en lo popular en las últimas décadas, impulsado en parte por su destacada presencia en la pequeña y gran pantalla.

'Tengo una pregunta que a veces me tortura: ¿estoy loco yo o son demás? (Albert Einstein)

Justamente, Joker: Morirse de Risa, es un tratado muy animoso que recopila la infinidad de referencias y notas, que Rubén ha debido acumular a lo largo de los años, convirtiendo su particular repaso sobre el personaje en el trabajo de toda una vida, lo cual supera cualquier pequeño defecto implícito, a cualquier obra escrita por un autor novel.

Surgido de las brumas, en ese podcast llamado 'Las Tardis sobre Metrópolis', no en vano el prólogo es de José Fernández, colaborador habitual, también resulta inevitable mencionar nuestra querida 'Guarida del Sith', ese cajón de sastre donde Asier Huarte nos ha unido, bajo el chiflado criterio de su anillo único de poder, para gobernarnos a todos y convertirnos en una gran familia.

Amigo Rubén, tu primer trabajo literario no es perfecto, eso ya lo sabes, pero tu entusiasmo por el material si es más que genuino, y ese esfuerzo por hacerlo ameno y comprensible juega su principal baza, sobre todo en la primera mitad (Parte I), cuando se habla de los orígenes de los  personajes, que copan el rico universo creado por Bob Kane y Bill Finger para el mundo del cómic, entre bromas, gags, y chistes malos, a través del espejo, sin ser para nada descarado en su planteamiento, e indagando primeramente, con especial y evidente atención a Joker, en la evolución psicológica de los mismos.

Los aspectos cinematográficos y televisivos son, sin desmerecer las mencionadas consideraciones iniciales, el verdadero maná del texto, comienzan en su Parte II, desde los inicios en la caja tonta a mediados del Siglo Pasado, con especial atención a la década de los 60, donde el personaje toma alcanza universal, y cuyo legado se mantiene intacto en los años posteriores, que alcanza hasta nuestros días, gracias al incesante material que ha generado el inagotable mundo animado, todo generalmente muy bien esquematizado por su autor desde lo cronológico, que se antoja siempre como la mejor forma de enfocar cualquier tránsito, por un texto de tales características.

La Parte III nos lleva al cine, del Joker Criminal de Jack Nicholson, al enfermo mental de Joaquin Phoenix, sin obviar al gangster de Jared Leto, ni mucho menos a ese agente del caos al que dio vida el malogrado Heath Ledger, toda una gozada disfrutar de un apartado ganador, que contiene incluso alguna perla de última hora, como ese esa mota añadida a 'La Liga de La Justicia', de Zack Snyder, tan de actualidad tras su reciente montaje del director.

Como regalo final, la presencia de Batman en el mundo del videojuego, hace verdadera justicia a una serie de títulos dotados de una enorme calidad creativa, apuntando el último gran hallazgo de un trabajo muy completo, que sobre todo, se esfuerza por no dejar al azar ninguna aparición del personaje en tan diversas áreas.

Para terminar habrá que decirte, estimando Rubén, que no eres Mario Vargas Llosa, pero eso también es una suerte, tu libro es para disfrutar con el personaje, para obtener complicidad con el lector, independientemente de que te conozca o no, tu mayor logro es acercar a Joker y su universo de forma comprensible y cercana, haciendo que morirse de risa sea una opción viable, y por lo general, bastante placentera...

Enhorabuena.

Publicar un comentario

0 Comentarios