Super Me: Fantasía China donde no es oro todo lo que parece



Super Me fue vista por primera vez en Sitges, antes de que el Coronavirus hiciera de las suyas, y su buen cartel hizo que con el tiempo, y tras su estreno en China, Netflix se hiciera con la distribución a nivel mundial. Esta cinta mezcla a la perfección  varios géneros como son el drama, la fantasia, la acción e incluso el terror, todo con un curioso formato visual donde se mezcla la realidad con un mundo onírico. Como casi la mayoría de cine fantástico de tierras China, la cinta te encantará o no conseguirás terminarla. Te contamos que nos ha parecido a nosotros.

Cada vez que Sang Yu cierra los ojos, un demonio lo persigue y lo mata en sueños. Esa es la parte mala. La buena es que también posee una habilidad: es capaz de traer tesoros del mundo onírico a la vigilia, haciéndose rico de la noche a la mañana, literalmente. Pero esa opulencia atraerá la atención de un criminal sin escrúpulos.
Super Me es bastante desconcertante por esa mezcla de diferentes géneros y por ello ya hemos dejado claro que no es una cinta para cualquier tipo de público.  Nadie puede dudar que la cinta dirigida Zhang Chong es realmente entretenida, e incluso llegó a cautivar a los propios hermanos Russo que estuvieron a punto de ser los responsable de la cinta. Actuaciones más que correctas, y con unos decentes efectos especiales, la cinta siempre actua como una fantasía actual con una clara moraleja final.




El título, eso sí, combina momentos espectaculares con otros que nos dejarán muy fríos, y es ahí donde descansa una de las grandes críticas a la cinta y que puede ser que no te enganche porque su comienzo, a pesar de intentarlo, no termina de enganchar. Así y todo una cinta que merece una oportunidad si buscas algo nuevo e interesante y que si no te interesa con el paso de los minutos, pues tampoco pasa nada si la dejas a medias.

Publicar un comentario

1 Comentarios