Dos sinvergüenzas: Simpática y disparatada comedia brasileña que olvidarás más pronto que tarde

Odio la comedia brasileña, por fin lo he dicho, y mira que en Netflix campan en un número bastante numeroso. No le iba a dar una oportunidad a la nueva entrega de dicho y, desgraciadamente, prolifero género, bajo el nombre de Dos sinvergüenzas y protagonizada casi en absoluto por Zeca Carvalho y Thelmo Fernandes. Seguramente mis prejuicios han hecho que haya podido verla entera e incluso sonreír en algunos momentos, ya con no pasar vergüenza ajena era suficiente, aunque ya voy camino de olvidarla.

Después de una estafa fallida, Clóvis se encuentra con Lohane, su hermana adoptiva. Cuando están en apuros, se dan cuenta de que la única salida es seguir juntos.

Dos sinvergüenzas es un sketch continuo, más bien la unión de varios sketchs presumiblemente graciosos con una premisa para unirlo todo como es la reacción entre los hermanastro protagonistas en una especie de road movie que, gracias a su formato de momentos hilarantes, no llegamos a tomárnosla en serio en ningún momento e incluso nos entretiene sino tienes muchas pretensiones. Y viendo anteriores entregas del mismo género, eso es mucho.

Lo mejor de la cinta sin lugar a duda es su pareja protagonista y una gran banda sonora con temas muy conocidos y actuales que le viene como anillo al dedo. Y esto y poco más es Dos sinvergüenzas, una comedia ajustadita, que sabe reírse de si misma y que, sobre todo, y ante todo, no dura más de hora y media y eso ayuda bastante. Ya la he olvidado.


Publicar un comentario

0 Comentarios