La crítica norteamericana está destrozando a The Nevers.


 The Nevers se estrenaba ayer en HBO 

La serie de superheroes en la Inglaterra victoriana, The Nevers se estrenaba ayer en España y nosotros la veíamos y nos gustó bastante, de hecho la reacción de los medios aquí ha sido generalmente buena pero esto parece que no es así en Estados Unidos donde la están poniendo a caldo.

Y es que la salida de Whedom (en principio voluntaria pero eso no se lo cree ni perry) tras la investigación interna de Warner por los sucesos en el rodaje de La liga de la Justicia, acompañadas de denuncias de actores con los que trabajara anteriormente han lastrado esta serie, cuyo primer episodio dirigía su creador el propio Whedom.

Y es que parece que la crítica no quiere salir en la foto con Joss Whedom por lo que pueda ocurrir en un futuro, eso, o han visto una serie diferente a la que vi yo.

HOLLYWOOD REPORTER:

Sin embargo, incluso en este punto relativamente temprano, The Nevers es un programa que necesita desesperadamente un enfoque y, a medida que avanzan los episodios, se agregan más y más personajes y la conexión con la línea temática más rica se vuelve cada vez más tenue. De la manera familiar de Whedon, las muertes se aprovechan para la emoción hueca y cada vez que existe la oportunidad de encontrar nuevas capas en los personajes que conocemos, el programa se distrae con algo brillante, nuevo y generalmente menos interesante.

 ROLLING STONE:

Pero incluso si Whedon todavía tuviera la prístina imagen de icono de culto de principios de siglo, The Nevers seguiría siendo una decepción. Tiene muchos de los elementos que cabría esperar de un programa de Whedon, y en una escala mayor que cualquiera de los anteriores, pero algunas piezas solo se enfocan ocasionalmente. Otros te dejan preguntándote por qué están alrededor.

INVIEWIRE:

Si la serie hubiera desarrollado lentamente su premisa central y hubiera presentado a sus personajes con un mejor propósito, tal vez “The Nevers” podría haber evitado su propio “giro” en tonterías sin sentido. Por cada ritmo que alcanza el tono correcto, hay al menos uno que es ridículamente exagerado o completamente indescifrable. Demasiadas escenas de acción tempranas no logran articular lo que está en juego (o incluso quién está peleando). Demasiadas actuaciones mastican el paisaje con tanta ferocidad que puedes verlo escucharlo en sus babeantes acentos británicos. Demasiados agujeros en la trama se expanden más allá de todo control y demasiados "giros" socavan sus personajes

TIME: 

Podría haber habido una manera de salvar una trama tan difícil de manejar, de modo que un programa cuyo diálogo, valores de producción y actuación (especialmente la actuación principal de Donnelly) estén por encima del promedio para Dickenscore podría al menos mantener la atención de los espectadores, de la forma en que Irregulars, aún más tontos lo hace. Pero la incomprensibilidad de la narración que apenas nos da tiempo para registrar la existencia de un personaje antes de pasar a un nuevo conjunto de caras, asegura que The Nevers rara vez es divertido.


Pero no todas son malas, al menos a Variety, le ha gustado. 

Es un mundo rico en personajes convincentes, posibilidades narrativas y actores a la altura de la tarea de hacer que sus papeles canten. [Laura] Donnelly y [Ann] Skelly son especialmente buenas como la extraña pareja central del programa, su amistad ancla a “Nevers” a medida que sus misterios se despliegan y las apuestas se vuelven increíblemente altas.

Publicar un comentario

0 Comentarios