LA COLUMNISTA: La historia de como una periodista reacciona a los trolls de internet de manera ligeramente no proporcional... pero efectiva


 Que no queremos decir que lo que hace sea el tratamiento correcto, pero que a gusto la mujer se quedó.

Han pasado varias horas desde que terminé de ver La columnista y aun estoy flipando con la barbaridad que ha dirigido Ivo Van Aart, director nerlandes que nos ha contado una historia muy borrica de internet, trolls y gestión de la ira. Y es que si lo que quería es meter el miedo en el corazón de los que sueltan burradas, calumnias, amenazas e insultos a la gente en internet, esta película lo ha conseguido con su pregunta... ¿Y si el agredido en redes fuera un psicópata?.

La columnista nos cuenta la historia de Femke una periodista con una columna en uno de los periódicos mas importantes de los paises bajos y colaboradora habitual de la televisión en aquel país que cada día recibe insultos de machista, amenazas de la extrema derecha e incluso denuncias de pedofilia. Esta situación incómoda que en la mayoría de los casos se "soluciona" con bloqueos o denuncias, lleva a la protagonista a un estado de miedo total que se vuelve insoportable cuando uno de esos haters se muda a la casa de al lado... Y aquí es cuando decide que lo mejor que puede hacer para luchar contra los trolls de internet, es matarlos.


Vayamos por partes, en primer lugar hablemos del género, porque si bien está montada como un thriller e incluso en ocasiones podríamos compararla con una película de terror, en realidad es una comedia negra como el hollin que nos hace pensar sobre lo que hacemos ayudados por el anonimato de las redes y en que un simple comentario jocoso puede hacer daño a la gente, que esos "influencers" son personas reales con familias e hijos. Y claro que mejor manera de que te lo pienses que poniéndote como objetivo de un asesino en serie. 

Y es que en este estudio de la libertad de expresión que es La Columnista en todo momento empatizas con la asesina y disfrutas cuando uno tras otro va acabando con estos trolls, y eso da que pensar porque en teoría yo soy una persona decente y no debería de disfrutar con el sufrimiento de los demas... la suerte es que esto es ficción y lo que hacen los trolls es pura realidad... Imprescindible.

Publicar un comentario

0 Comentarios