VICIOUS FUN: un slasher ambientado en los ochenta con alma de serie B de videoclub.


 Otro intento de recordar la sensación de ver películas de videoclub

Hoy voy a hablaros de una pequeña película de género que ha estrenado recientemente Movistar+ y que en esencia es una nueva intentona para tirar de nostalgia ochentera, y cuando no tienes derechos para hacer remakes, pues haces remekes de los géneros, en esta ocasión el cine slasher de serie B. Una película canadiense, hecha con cuatro duros, y que si eres fan del género incluso puedes disfrutar, sobre todo porque no se toma en serio a si misma.

Vicious Fun nos cuenta la historia de Joel, un periodista especializado en una revista de cine de terror, secretamente  enamorado de su compañera de piso, un día en una decisión muy mala por su parte, decide seguir al ligue de turno de ella hasta un bar donde se emborracha, despertándose horas mas tarde en mitad de una sesión de terapia de Asesinos en serie anónimos


Lo primero que nos encontramos es una fotografía con un gramaje que recuerda a VHS que tira para atrás, y eso es bien, al menos para alguien de mas de cuarenta años y tirando frikazo como yo, después música de sintetizadores, vale ¿podemos parar ya con los sintetizadores para que nos pongamos en modo nostalgia? y sobre todo tenemos todos los tipos de asesinos sádicos de las películas de la época. Empezando por un cocinero caníbal, un loco disfrazado de payaso, el típico asesino enmascarado de fraternidades etc,  un espía que organiza escuadrones de la muerte, un tipo que es en esencia American Pshyco y una chica con mas rímel que el cantante de The Cure. Todos interpretados por actores modo "me suena su cara y no se de que" y a partir de este inicio pues nos lanzamos a una comedia de terror arquetípica, con algunos momentos divertidos y sobre todo mucha sangre.

No es una buena película, aunque tampoco es mala,  de hecho es serie B, pero no cine hecho para que parezca serie B, no, es serie B de verdad, cine del directo a videoclub. Donde la diversión está en las huidas, los asesinatos y las cantidades de sangre falsa que aquí se cuentan por hectolitros. Un simple entretenimiento con muchos guiños a los ochenta que se deja ver bastante bien. 

Publicar un comentario

0 Comentarios