Sin Hijos: Innecesario remake mexicano solo indispensable sino has visto la cinta original




En el año 2015 se estrenó la cinta argentina de relativo éxito Sin Hijos, dirigida por Ariel Winogard y que ahora, solo cinco años y algo después, ha tenido una nueva versión mexicana que en este caso ha dirigido Roberto Fiesco, y donde la cara más conocida es la de actriz Regina Blandón, que ya pudimos ver en la interesante serie Historia de un Crimen: La Búsqueda. Un título de esos que solo tendrá su momento de gloria en Netflix en su primer fin de semana para desaparecer después.

Fidel es un padre divorciado, cuya vida gira alrededor de su hija, Ari. Un día se reencuentra con Marina, la mujer de la que ha estado enamorado toda la vida, pero hay un problema: ella detesta a los niños. Entonces Ari decide hacerse pasar por la hermanita de su padre para que él pueda conquista al amor de su vida. ¿Qué puede salir mal?
Sin Hijos no es un mal remake, a pesar de su excesiva lentitud en sus comienzos, la cinta es muy entretenida y llena de humor dentro del género favorita del cine mexicanos actual como es la comedia romántica. Aunque el problema viene si ya has visto la cinta original, ya que no mejora en nada a esta y es casi un calco con peores actores.




La cinta se cuece a fuego lento y consigue con el desarrollo de los minutos convertirse en un producto interesante de diálogos rápidos y frescos pero que estropean algunas actuaciones de juzgado de guardia. Así y todo nos hará reírnos y tendrá momentos muy tiernos pero para nada originales y que desgraciadamente se estira con un final demasiado alargado y que estropea lo que podía haber sido un notable remake pero que se convierte en inncesario por todos sus peros.

Publicar un comentario

0 Comentarios