Mario Casas: La Injusticia de un gran actor que necesitaba el Goya para callar bocas


La verdad que no creo en los premios del mundo del espectáculo, el cine que me gusta normalmente no es premiado ni en Oscars ni en Goyas ni en ninguna clase de premios similares. Pero también entiendo que muchos actores necesiten de ese reconocimientos y nosotros no somos nadie para juzgarlo.

Me parecía bastante fuerte que un actor como Leonardo DiCaprio hubiera tardado tantísimos años en recibir su preciada estatuilla, la verdad que le costó bastante quitarse ese San Benito de actor guapito para jovencitas pero finalmente supo labrarse su carrera con grandísimas actuaciones y dejarnos momentos para el recuerdo.

En España tenemos un caso similar, Mario Casas ha tardado casi 15 años en quitarse el cartel de chulito en películas y series para un público joven que lo veían como un auténtico reclamo sexual que llenaba salas pero que imagino no hacía al actor cumplir sus objetivos como actor. Además, mucha gente en los  últimos años lo tachaba de no saber vocalizar (que queréis que os diga yo lo entiendo perfectamente) para añadir después que era un mal actor. Mario Casas, le pese a quien le pese, es un grandísimo actor.



La Mula, Adiós, El Fotógrafo de Mautahusen o Bajo la Piel del Lobo, entre otras, dejaba a las claras que detrás de ese actor guapete y fuertote que volvía loco a la chavalaria había algo más, algo que le ha costado muchísimo que sea reconocido y que finalmente ha sido con No Matarás, que para mi gusto no es una buena película pero que el actor ha conseguido convertirla en un producto mejor gracias a su actuación, sea reconocido su gran labor.

Su Goya es más que merecido, aunque algunos sigan hablando de que si es un niñato guapito o de su forma de vocalizar, y seguramente le tenía que haber llegado antes. Un buen tipo, del que no se conoce escándalos en su vida personal y que ha dedicado toda su carrera ha mejorar su dotes artísticas y sacarse una vez por toda esos papeles en que se le encasillaron en sus comienzos y de los cuales se siente igual de orgulloso, como alguna vez ha dicho en público.



Mario Casas es el claro ejemplo de un país donde está bien visto criticar por criticar, desprestigiar a alguien simplemente por conseguir sus sueños y el machacar sin darse cuenta de las consecuencias que ello conlleva, es moda y casi premisa entre el gran público. 

Un respeto. Se lo merece.

Un artículo de opinión de Daniel Ferrer León.


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Por ser guapo, ha sido actor, su tuviera el atractivo de Javier cámara, te aseguro que no saldría en pantalla. Para mí es el peor actor del panorama español.

    ResponderEliminar