Alba: La magnífica adaptación española del fenómeno turco Fatmagül


Por fin se ha estrenado en el servicio premium de Atresmedia al adaptación patria de la serie turca Fatmagül, sin duda alguna una de las responsables de que el fenómeno de series del país otomano tenga tantos fans en nuestro país. Una adaptación con su propia personalidad y que en vez de tener 80 capítulos como la original, se queda en 13, de los cuales solo se ha liberado el primero. Una cruda serie que nos trae a la ficción casos tan reales como el de La Manada. Os contamos que nos ha parecido Alba.

Alba es una joven sin miedo. Sin embargo, tras volver a su pueblo por vacaciones, una prometedora noche de fiesta se tiñe de tragedia cuando un grupo de chicos la agrede sexualmente. Al día siguiente, se despierta desnuda en la playa. Un año antes, cuando dejó atrás su previsible vida, no podía imaginar que en la gran capital se reencontraría con Bruno, su vecino de siempre, y por el que jamás se había interesado. Lo que, separados por una simple calle, nunca sucedió, se hace posible en una ciudad de cuatro millones de habitantes. En un encuentro casual, tan improbable como mágico, Alba y Bruno se enamoran perdidamente. Nada podía separarles. Hasta esa noche fatídica. Inexplicablemente, tres de los cuatro agresores, son los mejores amigos de Bruno. Pero cuando Alba descubre la identidad del cuarto hombre, el final de la pesadilla es, en realidad, el principio.

Alba es un crudo drama marcado por una violación grupal, algo más común de lo que creemos, y donde desde un primer momento y sin ser desagradable a la hora de enseñar imágenes, si hace pensar mucho al espectador sobre este tipo de casos, siendo cruel, despiadado e injusto en el relato de los hechos a ojos de los diferentes espectadores. Lo que si se señala aquí, sin medias tintas, es a los culpables, que en ningún momento se siente avergonzados por el hecho cometido y que se convierten en los villanos asquerosos que siempre tienen que ser en este tipo de casos.


Pero si algo nos guía durante en el sufrimiento es la mirada de la actriz protagonista, y gran adalid de esta adaptación de la serie turca. Estamos hablando de Elena Rivera que, como confirmación de lo que vimos en Inés del Alma Mía, es la mujer que necesita una serie como esta, solo ella sabe marcar el ritmo de una producción que queremos ver como avanza en sus diferentes episodios y si no cae un poco en la disidida y repetitiva sucesión de hechos en las próximas entregas, aunque de primeras, es un producto que honra con sobresaliente a la serie de al que coge su base. 

Publicar un comentario

0 Comentarios