Akelarre: Una caza de brujas llena de feminismo




Una de las cintas española de este año, basada libremente en las vivencias allá por el siglo XIII del juez Pierre de Lancre en la búsqueda de brujas en el Pais Vasco y recogido en Tratado de brujería vasca: Descripción de la inconstancia de los malos Ángeles o Demonios, es Akelarre, una cinta diferente a las propuestas que nos llegan semanalmente de nuestro cine patrio y que sorprende al espectador por su desarrollo y temática, tan clásica transgesora.

País Vasco, 1609. Los hombres de la región se han ido a la mar. Ana participa en una fiesta en el bosque con otras chicas de la aldea. El juez Rostegui, encomendado por el Rey para purificar la región, las hace arrestar y las acusa de brujería. Decide hacer lo necesario para que confiesen lo que saben sobre el akelarre, ceremonia mágica durante la cual supuestamente el Diablo inicia a sus servidoras y se aparea con ellas.
Estamos ante un título, el del director Pablo Aguero, eminentemente feminista en una época donde las miras de los hombre se quedaban muy cortas con respecto a la mujer y, estas eran principio y fin de muchos hechos perseguidos como la brujería. Con una actuación soberbia de sus jóvenes protagonistas, en particular de una arrebatadora Amaia Aberasturi, vivimos una historia que no solo se nos narra una injusta situación que se dió durante una época de oscuridad en nuestro país, sino también la lucha de un feminismo sin cuartel contra el machismo más rancio del pasado.




La historia de Akelarre va in crecendo, con un comienzo de corte muy clásico pero que en su mediania se alza como un excelente producto, muy original en su desarrollo y por la forma de tratar los hechos, culminando  una historia digna de ser contada, y hacerlo de esta manera, perfectamente montada y dirigida.

Publicar un comentario

0 Comentarios