Todos mis amigos están muertos: American Pie + Very Bad Things+ Paranoia polaca




El director polaco Jan Belcl se estrena en la dirección en Netflix con Todos mis amigos están muertos. Y diréis ¿A nosotros que nos importa? Pues bien visto, es que es difícil hacer un preambulo de esta nueva película polaca, una auténtica locura que nos ha dejado con la boca abierta, aunque no sabemos si tomarnos esto de una forma positiva. Vamos a ver, nos explicamos.

Durante la fiesta de Nochevieja de un grupo de amigos, una serie de eventos locos saca secretos, rompe corazones y conduce a un final impactante.
La mejor forma de definir esta nueva película de Netflix es un coito interruptus continuo con un gran descafeinado final. Todos mis amigos muertos es gamberra, llena de sexo y humor negro pero claro de serie B, porque deberían haber explotado esa pequeña bomba que sabemos que va a reventar en algún momento pero que no termina de hacerlo hasta los últimos minutos. El problema es que cuando explota ya estamos cansados de tantos casi....




Y bueno, a pesar de tener momentos muy míticos, pues la cinta tiene muchas carencias. Tiene personajes muy buenos, como el repartidor de pizza o el francés, pero también hay otros a los que no le encontramos la gracia y todo aderezado con algunos diálogos que dan vergüenza ajena. Eso sí, para pasar el rato y dejando la dignidad a un lado, puede ser hasta divertida.

Publicar un comentario

0 Comentarios