Mirage: Abu Dabi como espectadora para esta ficción de amor y conspiración internacional europea






Con un presupuesto de tres millones de euros siendo una cooprodución europea de France Télévisions, RAI y ZD, AMC estrenó ayer el primer episodio de Mirage, una historia de amor y thriller que sucede en Abu Dabi trayéndonos una relación a tres bandas con conspiración internacional de por medio.

Claire está empezando un nueva vida en Abu Dhabi junto a su hijo Zach y su marido Lukas. Pero esta aparente normalidad se verá truncada al descubrir que su difunto esposo Gabriel sigue vivo. Durante los últimos 15 años, Claire ha estado convencida de que Gabriel murió en el tsunami que asoló Tailandia en 2004. Cuando una noche ve su reflejo en la ventana de un restaurante, se dispone a buscarle y eso desatará una trágica cadena de acontecimientos que la empujarán al borde del abismo, mientras el pasado y el presente chocan cruelmente.



Lo primero que hay que decir de Mirage es que, aunque en sus primeros momentos parezca lo contrario, la cinta no utiliza la acción para su desarrollo sino más bien estamos ante una curiosa historia de amor donde el thriller y el suspense cobran especial protagonismo, y la ciudad de Abu Dabi y sus habitantes, sobre todo las clases más altas, son un personaje más de la acción.

Entre sus grupos de actores protagonistas, llama especialmente la atencion Marie-Josèe Croze, reparto que completan Thomas Chonel, Hannes Jaenicke y Clive Standen en una mezcla internacional que funciona bastante bien.




Mirage es una historia que pese a su interesante propuesta no arriesga nada en su desarrollo y diferentes intrigas, además de ser un producto para nada original, algo que comprobaremos cuando la acción vaya desarrollándose. Así y todo, su buen ritmo, siempre está ocurriendo algo, y su buena escenografía, completa una más que digna ficción de guión sin sorpresas y resultado final más que esperado.

Publicar un comentario

0 Comentarios