LA INVOCACIÓN: Una comedia involuntaria de terror con el satanismo y el heavy de fondo que de ser española la hubiera dirigido Alex de la Iglesia.


 Un slasher con girito interesante y su puntito justo de sangre y cuchilladas.

Querido amante de la serie B, querido amante de los slasher cutres, We summun the Darkness o como la han llamado en España, La invocación, está pensada justo para tí. Estamos hablando de una película de terror, satanismo y Heavy Metal que al final resulta que es una comedia slasher que critica a las iglesias americanas profundas, vamos que si fuera española la hubiera dirigido Alex de la Iglesia.

Estamos en el año 88, el rock está en su máximo momento de popularidad en Norteamérica, pero al mismo tiempo un grupo satánico está sacrificando jóvenes rockeros por todo el país. Este es el momento en el que tres chicas conocen a tres chicos en un concierto y deciden continuar la fiesta después en la casa de una de ellas, sin saber que la muerte les amenaza.

Lo primero es que estamos ante una película original dentro del mundo del slasher, no queremos fastidiaros la sorpresa, así que no haremos spoiler solo diré que hay un cambio completo de lo que conocemos como Scream Queen


La película tarda en arrancar, eso es así durante los primeros treinta minutos nos limitamos a ver un flirteo etc,.. y aunque sabemos que muy pronto correrá la sangre, esta no acaba de llegar, pero cuando llega, lo que en un principio podría considerarse cine de terror, se convierte casi en una comedia con caídas, situaciones ridículas y todo lo que caracteriza al género.

Los actores, pues ninguno destaca, están en la cinta para morir y para sangrar, así tampoco les dan mucho mundo interior, pero claro entre este mar de actores desconocidos destaca Alexandra Daddario que protagoniza otra película mas para su filmografía modo alimenticio. Es la Nicolas Cage mujer y joven del cine norteamericano, no dice a nada que no, y claro las grandes producciones no acaban de llamarla. El que si está acabado es Johnny Knoxville, madre mía, da vergüencita ajena. En conclusión una película de género para amantes del género pero no demasiado exigentes. 

Publicar un comentario

0 Comentarios