El Último de los Paradiso: Historia rural fría y lenta en la Italia de los 50




Riccardo Scamarcio
no es mal actor, todo hay que decirlo, pero últimamente no hago más que verlo en las diferentes producciones que Netflix estrena de procedencia italiana, y la verdad que estoy un poco harto de su cara. Puede ser que su presencia me haga las diferentes producciones de aquel país algo lentas y frías en su desarrollo, pero es que además en El Último de los Paradiso, está sensación de agrava bastante, tendremos a Scamarcio por partida doble. Os contamos.
En la Italia de los años cincuenta, un agricultor se enamora de la hija de un hacendado y su sueño de mejorar la vida de los campesinos se derrumba.
Rocco Ricciardulli se estrena como director en este film que siendo interesante en algunos momentos puntuales se nos termina haciendo eterno en su desarrollo parsimonioso y con montaje caótico, factores que consiguen sacarte finalmente de la historia que nos cuenta. La acción se desarrolla unos años muy duros en la Italia rural donde la lucha por una vida mejor aquí solo se esboza, sirviendo solamente como pretexto para una historia de amor diferente pero falto de originalidad.




El último de los Paradiso es un cascarón vacío donde parece que el tiempo no pasa y de nada nos vale los momentos en que la cinta parece echarse a andar, pues el frenazo posterior es casi que peor. Un claro ejemplo de cómo aburrirte en una tarde de invierno donde la pandemia parece no darnos una posible diversión mejor.


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Así es. No recomendable..la acabo de ver. Tremenda decepción

    ResponderEliminar
  2. LENTA, ABURRIDA, NADA CREÏBLE. MALOS ACTORES. FINAL SIN LÓGICA NINGUNA. INSUFRIBLE EN DEFINITIVA.

    ResponderEliminar