El baile de las luciernagas: Un emocionante viaje a la amistad


 Katherine Heigl y Sarah Chalke protagonizan la adaptación del best seller, El baile de las Luciernagas.


Hay algunos productos que la gente cataloga injustamente como películas de " hombres" o películas de "mujeres, El Baile de las Luciérnagas es una novela que ha sido catalogada de esta forma porque nos cuenta la amistad durante tres décadas, los setenta, los ochenta y los dos mil, de dos mujeres, una profesional y independiente y la otra una ama de casa que vuelve a incorporarse al trabajo tras años dedicándose en exclusiva a la familia. Pero sabéis una cosa, esta serie no es ni de lejos una serie de mujeres, es una historia sobre la amistad, sobre la familia que escogemos tener y sobre todo es un drama que te emocionará independientemente de tu género, porque las cosas cuando están bien hechas, emocionan, y esta serie lo está.

Y no quiero que os equivoquéis, estamos ante un drama que sufre de los defectos de este tipo de productos, como giros de guion, algunos previsibles, algunos momentos lacrimógenos etc... que le pueden dar un cierto tono de culebrón, pero precisamente esto es lo que te provoca que una vez la pones y te sumerges en esta historia, en esa calle y en esos personajes, no quieras mas que saber mas y mas. Vamos que es un producto que engancha y que hace que te ventiles los diez episodios en un par de sentadas.



Si la serie funciona es principalmente por dos motivos, en primer lugar y sobre todo, la gran química entre las cuatro actrices que dan vida a Tully y Kate a lo largo de los años, destacando sobre todo a la pareja adulta interpretada por Katherine Heigl en el papel de una mujer de éxito un poco insoportable (algo que conoce bastante bien) en un papel que bien podría ser la redención de la actriz, y sobre todo en una suprema Sarah Chalke, a la que muchos conocieron en Scrubs y en Como Conocí a vuestra Madre que es con diferencia lo mejor de la serie y que en muchos momentos soporta bajo sus hombros toda la producción.

El otro motivo es la nostalgia, si estamos ante otro producto nostálgico de los ochenta, e incluso de la primera década de los dos mil, se hace divertido ver los Nokia y las Blackberrys como lo máximo en tecnología de comunicaciones pero también nos hace sentirnos mayores que el 2003 ya sea nostalgia para muchos. Las tres décadas están muy bien puestas en escena y parecen totalmente creíbles en un trabajo de diseño de producción. Así que tenemos la tormenta perfecta para una serie de Maratón, nostalgia y drama enganchante, y además tiene un acabado de mucha calidad que agradará a los fans de la novela original. Recomendada para un fin de semana de sofá y manta. 

Publicar un comentario

0 Comentarios