Crítica a 'Una Joven Prometedora': Ópera Prima reivindicativa y feroz, con una Carey Mulligan superlativa.


 


Gran parte del cine norteamericano actual, se rige por un nuevo código moral que implica reparar gran parte del daño histórico, que Hollywood ha provocado sistemáticamente en aspectos tan básicos como la igualdad de género, o la mera inclusión racial.

Debut en la dirección de Emerald Fennell, que ademas ejerce labores de guionista en solitario, 'Una Joven Prometedora' es una comedia negra retorcida, a la que cuesta acostumbrarse en un principio, ya que se presenta tan fragmentada y compleja como el carácter de Cassie, su peculiar protagonista.

Una vez realizado el esfuerzo de unir las piezas, hasta sus momentos más inestables, que los tiene, unido a alguna desconexión, el desenlace se torna coherente y deslumbrante, encajando las piezas de un puzzle muy bien perpetrado bajo el signo de la venganza.

Película nacida de la necesidad, aprovechándo la  corriente de feminismo actual, lo que no impide a Fennell aprovechar dicha coyuntura, para desarrollar su propio ejercicio de estilo Pulp, de estética vitalista y colorida, con un especial cuidado en la puesta en escena.

Del reparto, destaca una Carey Mulligan superlativa, dando vida a un animal herido, pero sobrado de talento y personalidad, absolutamente implicada con el material y la forma algo excéntrica de un personaje, al que sabe contener de una manera brillante, transmitiendo limpia y sinceramente todos los traumas de Cassie. Completan el reparto actores veteranos como Clancy Brown o Alfred Molina, algo testimoniales en sus registros, aunque por otra parte, resulta verdaderamente imposible hacer sombra a la reina de la función.

En los apartados técnicos, sobresale un buen trabajo de fotografía, que potencia el aspecto visual de la cinta, y una banda sonora en la que se hacen notar una serie de temas escogidos, que encajan como un guante en la singular piel que porta la cinta.

Finalmente, estamos ante una ópera prima feroz y reivindicativa, tan prometedora como su título, sabe mostrarse incomoda, como una bofetada, cuando la historia lo requiere, no es una película fácil, pero funciona al refugiarse como obra independiente, abrazando ese tono libre y original tan deseado por el espectro más cinéfilo.




Publicar un comentario

0 Comentarios