Becky: Una especie de Solo en Casa con orgia de sangre y casquería




Nueva colaboración entre los directores Jonathan Milott y Cary Murnion tras la muy interesante Bushwick. Becky es una cinta que podríamos definir como una especie de Solo en Casa para adultos donde toda la diversión se centra en la venganza de una pequeña y las barbaridades que por su pequeña cabecita loca le pasan para desarrollarla. Vamos a la casa del lago con nuestro perrito y a reventar cabeza.

El fin de semana en un lago de una adolescente que pasa unos días con su padre toma un rumbo inesperado cuando un grupo de convictos aparece de súbito en sus vidas.

Becky no es una cinta que quiera tomarse así mismo como algo serio, y es que partiendo del drama inicial toda la diversión viene dada por la forma en que la protagonista decide ir acabando con un grupo de presos fugados malos muy malos. Y esto es todo amigos, no hay mucho más donde escarbar salvo momentos de sangre y mucho gore que es la gran diversión de una cinta que es bastante previsible y sin ningún giro interesante que llevarnos a boca, aunque entretenida y sobre todo de duración justa, más hubiera sido empalagosamente sangriento.




Kevin James como un malo malísimo algo descafeinado y Lulu Wilson (Annabelle: Creation) son las caras más visibles de una película con muchos grises pero a la que es mejor no buscarle una explicación coherente porque nos llevaría a un camino lleno de agujeros de guión y sin salida. Disfruten de la orgia de sangre y olvidenla lo más pronto posible.

Publicar un comentario

0 Comentarios