UNA NOCHE EN MIAMI: Una dramatización sobre lo que pudo ocurrir una noche mágica en Miami.


 La actriz Regina King adapta la obra de teatro del mismo nombre.

Lo tengo que reconocer, no me gustan las adaptaciones cinematográficas de obras de teatro, ya que como ya dije hace unos meses, lo que funciona en teatro puede que no funcione igual si lo llevas literalmente a la gran pantalla. Y en esta ocasión la actriz Regina King, hace su debut como directora adaptando esta obra que nos cuenta de manera ficcionada, que es lo que podría haber ocurrido el día en el que estos cuatro figuras de la cultura afroamericana se reunieron en una habitación tras la victoria de Muhammad Ali por primera vez como campeón del mundo.

Una Noche en Miami, nos cuenta una fiesta en la que participaron solo cuatro personas, Malcon X, Sam Cooke, Jim Brown y Cassisus Clay que esa misma noche se cambiaba el nombre al afrontar el Islam como su religión. Durante esas horas las cuatro figuras del mundo afroamericano discuten sobre la situación racial de Estados Unidos.


En primer lugar, querría empezar con un acierto a la hora de presentar a los personajes ya que no nos metemos directamente en el meollo de la habitación donde transcurre la obra, sino que nos van presentando los personajes en su día a día. La escena inicial de la vuelta al pueblo de Jim Brown, que a grandes rasgos sería una especie de Messi del futbol americano, es simplemente abrumadora y deja extremadamente claro lo que era Estados Unidos en los sesenta.

El problema viene justo cuando llegamos al punto principal, la habitación de hotel, porque si bien todo lo que vemos allí te llega al corazón, sobre todo por la magistral interpretación tanto de Kingsley Ben Adir como de Leslie Odom Jr, que dan vida a Malcom X y Sam Cooke respectivamente y sobre todo dan  vida a dos formas diferentes de enfrentarse al mismo problema del racismo. Pero en cine el efecto una única localización puede llegar a agotar a un espectador acostumbrado al constante cambio de situaciones y acciones del cine actual. 

Una película que trata de acercarte a la persona tras el icono, y que tiene un final recreando uno de los momentos históricos de la lucha en Estados Unidos, protagonizado por Malcon X y su familia. Una película emocionante pero que no deja de ser una opera prima y se nota sobre todo en el ritmo inconstante. 



Publicar un comentario

0 Comentarios