Destino La Saga Winx: De serie de dibujos animados a producto adolescente que vive de recordar series como Crónicas Vampíricas




Era extraño pensar que tipo de serie en imagen real se podría sacar de la serie de dibujos animados italiana Winx club creada por Iginio Straffi. Pues bien, el realizador Brian Young, uno de los creadores de la serie Crónicas Vampiricas, ha conseguido dar un toque más adulto a esta adaptación y añadir muchas características de la series sobrenaturales para adolescentes de CW en esta serie llena de seres mágicos, monstruos varios y sobre todo muchos secretos.

La saga Winx sigue el día a día de cinco hadas que empiezan a estudiar en Alfea, un internado en el que aprenderán a dominar sus poderes mágicos además de enfrentarse a problemas más terrenales como el amor, la rivalidad y unos monstruos que amenazan su existencia.



Cuando no esperas nada de una serie, cualquier aspecto positivos de esta se convierte en algo todavía más interesante. Esto me ha pasado con Destino la Saga Winx, ya que como gran fan de series como Crónicas Vampíricas, Los Originales o Teen Wolf, he disfrutado muchísimos con esta adaptación que con tantísimas cosas por mejorar, y sobre todo destinadl a un público objetivo de entre 15-20 años, consigue entretener sin más con las historias de estas poderosas hadas.

Un grupo bien escogido de nuevos actores, que pronto veremos en otras producciones d Netflix, son uno de los grandes aciertos de esta serie que coge diferentes elementos de otras series sobrenaturales para adolescentes y los mezcla en una batidora que no pinta nada mal, aunque en principio se coja con pinzas. Además, la corta duración del producto, solo seis episodios, hace que sus aspectos negativos y posible cansancio en su desarrollo no afecte y en una maratón podamos disfrutarla por completo.




En fin, un producto de esos de consumo rápido y que también sacaremos pronto de nuestra memoria de series imprescindibles.

Publicar un comentario

0 Comentarios