50 m2: La revolución de las series turcas desembarcan en Netflix a lo grande




Si hubiera que señalar un país que está importado series de éxitos como si fueran churros, este sería Turquía. Las series de este país están siendo las más vistas en muchas plataformas y canales y cada día cobra más adeptos. Netflix no es ajena a este furor y ha estrenado 50 m2, la nueva serie creada por Burak Aksak y que consta de 8 episodios de 50 minutos aproximadamente que mezclan la intriga con la comedia ( por supuestos con toques románticos). Esto es lo que nos ha parecido.

Tras traicionar a sus jefes, un sicario se esconde en una sastrería vacía. Allí lo confunden con el hijo del difunto propietario, y decide adoptar esa identidad.

No soy un gran adepto de la ficción turca, pero hay que reconocer que con sus fallos ( que son muchos y algunos de bultos) saben ganar adeptos y 50 m2 no es ajena a las virtudes y defectos de la series de este país. Y es que está especie de thriller de intriga con toques de parodia y comedia  sabe agarrarse a argumentos sólidos para conseguir sobresalir entre las series de carácter medio de Netflix. Aunque en un principio cuesta meterse en el título protagonizado por Frank Gerrish, con el trascurso de los episodios consigue hacerse un hueco en los gustos de los espectadores y, salvando algunos escollos importantes, convertirse en un título muy entretenido.




Y es que 50 m2 adolece de mucho puntos negativos pero consigue sobreponerse a todos ellos y hacernos pasar un buen rato. Tal vez los momentos de thriller nos importan bastante menos que otros durante el transcurso de la serie, pero la combinación consigue dejarnos un gran sabor de boca y que devorareis sin parar una vez la comencéis. No es perfecta, pero una vez dejas un poco el cerebro a medio gas, te lo vas a pasar bomba.

Publicar un comentario

0 Comentarios