SOUL: Una nueva genialidad de Pixar, probablemente la mejor película del año.


 Soul es un peliculón que en ocasiones roza la excelencia.

Si en Del Reves, el director Pete Docter, nos llevaba al interior de la mente de una niña con depresión y nos desmenuzaba todo lo que nos hacía una persona, en Soul, ha dio un poco mas allá y directamente nos trae una película sobre todo lo que hace que la vida merezca la pena, un tremendismo mensaje optimista en un año bastante vacío de optimismo.

Soul nos cuenta la historia de un profesor de música de instituto que aspiraba desde adolescente a convertirse en un músico de jazz y de el día en el que tiene que tomar la mayor decisión de su vida, centrarse en su carrera como maestro o sin embargo intentar cumplir su sueño uniéndose a un exitoso cuarteto de jazz. Pero ese día se tropieza y nunca mejor dicho con un pequeño inconveniente, se muere en un accidente.



Este es el punto de partida de una grandiosa aventura con un montón de matices y con unos personajes magníficamente creados por Jamie Foxx y Tina Fay en sus voces originales y que en su versión doblada mantiene el tipo y mucho. Por suerte Disney no tira de famosetes de medio palo para doblar sus productos. 

Que decir de Soul a nivel técnico mas que básicamente lo de siempre, que cada vez demuestran que están años por delante de la competencia, con momentos tan realistas que hace que si no fuera por la típica caracterización cartoon de los personajes, te olvidarías que estamos hablando de animación. Pero es que a la hora de reflejar el "mas allá" no se quedan cortos creando un mundo nuevo con incontables referencias como los geniales Jerrys, personajes bidimensionales en un mundo tridimensional, hechos casi de un solo trazo y con un aspecto que nos hace ver una obra de Picasso animada. La película en este aspecto es casi perfecta, y solo es casi, porque seguramente en la siguiente lo mejoraran pero donde realmente destaca en en el guion.


Porque una vez mas Pixar nos cuenta dieciséis millones de historias diferentes, adaptadas a la edad de los que vean la película, con múltiples capas, que permite que sea disfrutada tanto por los mas pequeños de la casa como de los adultos, aunque los adultos la disfrutarán muchísimo mas. Una genial historia sobre lo que nos hace humanos, sobre la enseñanza, sobre la amistad, sobre las pequeñas cosas y sobre todo una declaración de amor al Jazz que navega durante toda la película en cada uno de sus fotogramas.

Una autentica maravilla, un precioso regalo de navidad que nos ha traído Disney+ para cerrar por todo lo alto un año muy triste para el cine y para todo en general. Probablemente la mejor película del año y en serio, creo que esta puede ser la vez en la que una cinta de animación se lleve el Óscar a mejor película.



Publicar un comentario

0 Comentarios