MANK: La declaración de amor de David Fincher al cine clásico.


 David Fincher presenta su candidatura a los oscars con la magnífica Mank.

El director norteamericano David Fincher se ha convertido en el niño mimado de Netflix, que dió luz verde para crear esta historia de metacine como el quería hacer y de una manera que el sistema de estudios y multicines jamás le hubiera permitido. Fincher por fin ha llevado a la gran y pequeña pantalla el guion que hace casi 30 años escribiera su padre, Jack Fincher, en una espectacular y mágico Blanco y Negro y con sonido mono. Absolutamente todo lo que vemos durante las mas de dos horas de su metraje destila cine clásico, desde los títulos de crédito hasta las interpretaciones de los actores, simplemente por esa genialidad estilística ya merece la pena ver Mank, pero es que además nos cuenta una historia apasionante.


Mank nos cuenta como el guionista Herman Mankiewicz, un alcohólico consciente y orgulloso, además de la lenga mas afilada de todo Hollywood y probablemente una persona horrible, se encierra en un rancho junto a una enfermera alemana y una secretaria británica para dictar el guion completo de Ciudadano Kane y como Orson Wells ni apareció por allí aunque firmara junto a el. Durante este tiempo no solo vemos este proceso, sino también los hechos que marcaron su vida y su relación con William Randolph Hearst, personaje que inspiró el ser sin escrúpulos que protagoniza la película. Un paseo por el sistema de estudios y un homenaje a los auténticos creadores de aquella época, esos equipos de guionistas ninguneados. En ocasiones ni siquiera aparecían en los créditos como el propio Mankiewicz en El mago de Oz.


Así que estamos ante una película apasionante y de lo mejor de este asqueroso año y que como una broma del destino ha sido producida por Netflix, una plataforma de streaming, como un recordatorio del cambio en el mundo cinematográfico que se ha acelerado durante este año de pandemia. Rodada de una manera magistral y con un estilo cinematográfico que homenajea a la película de Wells en tiros de cámara, formato inconexo de la historia y con un espectacular Gary Oldman que encabeza un reparto en el que todos tiene su momento de brillo. Si eres un amante del cine, no te la puedes perder por nada.

Publicar un comentario

0 Comentarios