Déjales Hablar: Una deliciosa película con una Meryl Streep magistral, valga la redundancia


 Steven Soderbergh nos lleva de viaje hacia Inglaterra, hacia la amistad y hacia el perdón en esta acida tragicomedia.


Deciros que he disfrutado como un niño viendo esta Déjales Hablar, sería quedarme bastante corto con la cantidad de sensaciones que me han producido sus 113 minutos. Una montaña rusa que te lleva desde la incertidumbre hasta la sonrisa permanente a medida que vas adentrándote en la relación entre estas tres amigas de siempre embarcadas en un viaje hacia una tumba y un reconocimiento.

Déjales Hablar nos cuenta la historia de una escritora muy reconocida y bastante pomposa e incluso podríamos decir un poquito egocéntrica y creída a la que da vida Meryl Streep que se embarca nunca mejor dicho junto a tres amigas de toda la vida y su sobrino en un viaje en el Queen Elizabeth II para recoger un premio y visitar el lugar de reposo de una escritora.

Algo tan sencillo como un viaje en barco, se convierte en una sucesión de escenas genialmente rodadas donde el títulos de la película cobra autentico sentido. La historia se va conociendo a través del contexto de las mil y una conversaciones, en ocasiones transcendentales, pero también banales. Descubrimos la relación entre estas tres amigas, las cosas pendientes de decir, los problemas de comunicación del sobrino y la perdida de la agente literaria que los acompaña todo ello hasta desembocar en un emotivo y sorprendente final que hace que todo encaje y que descubras los motivos por lo que la protagonista ha querido que esas personas viajen junto a ella. 


Todo ello enredado en el proceso creativo que en esta historia Soderbergh sitúa en la literatura pero que bien podríamos encajarla en su propia carrera cinematográfica con la contraposición del autor de éxito de ventas y su proceso casi industrial de best sellers, y la artista que hace rehace su obra hasta que por fin ve que es perfecta sin importarle publicaciones o fechas de entrega. Una vez mas la dicotomía entre lo artístico y lo comercial que ha acompañado la carrera del director casi desde el principio.

Rodada con un gusto exquisito en el que la cámara no es para nada protagonista y dejando la máxima importancia al montaje y a las interpretaciones de un trio de actrices maravillosas encabezadas por Streep y bien secundadas por Dianne Wiest y sobre todo una descomunal Candice Bergen. Extremadamente recomendable para los amantes del buen cine y del Soderbergh mas intimista. 

Publicar un comentario

0 Comentarios