Todas las criaturas grandes y pequeñas: Una serie necesaria para los duros tiempos que nos toca vivir


Tras la cancelación de Netflix de la adaptación serial de Ana de las Tejas Verdes, nos quedamos un poco tristones porque no conseguíamos encontrar una serie similar de esas familiares, de entretenido desarrollo, blancas en diálogos y temáticas y que nos trasmitiera serenidad. Pues bien, Filmin ha estrenado la nueva adaptación de Todas las Criaturas Grandes y Pequeñas en formato miniserie, remake de la serie de 1978-1990 que se centra en las aventuras del equipo de una clínica veterinaria en los años 30 y 40 en Yorkshire. Y bueno, el relax vuelve a nuestras vidas.

El excéntrico Siegfried Farnon decide contratar al recién licenciado James Herriot como ayudante en su consulta veterinaria en Skaldale House, Darrowby, un pueblo ubicado en los valles de Yorkshire. Junto a ellos, encontramos a Tristan, el hermano pequeño de Siegfried; la adorable Helen, hija de un granjero de la zona; y la Sra. Hall, ama de llaves de la mansión.

En estos momentos duros que nos han tocado vivir, lo mejor es buscar series que nos den un poco de tranquilidad y devolvernos las ganas de disfrutar de la vida, y esa justamente es la misión de esta nueva adaptación del clásico, que además, como buena serie británica, está dotada de una calidad intrínseca en cada una de las series de aquel país.

Todas las Criaturas Grandes y pequeñas está llena de buenos sentimientos, corazón y buen humor, además de muchos animalitos que nos hará poner esa carita de tontitos mientras vamos disfrutando de la pareja de veterinarios protagonistas que son al mundo animal lo mismo que Doctor en Alaska para los seres humanos. Un producto previsible pero tan necesario en estos momentos que nos ha parecido bastante mejor de lo que seguramente es, pero encantadora en su desarrollo. 

Publicar un comentario

0 Comentarios