Operación Feliz Navidad: Continua la fiebre navideña de Netflix.


 Amor, playas, navidad y un montón de kilos y kilos de azúcar.


Lo reconozco, estoy completamente enganchado a todo lo que tiene que ver con bodrios amorosos navideños de Netflix, que año tras año nos inunda con la misma historia pero en diferentes escenarios. Pues en esta ocasión nos lleva a Guam a una base del ejército en la isla del pacífico y como no, una chica que ha perdido el espíritu navideño conoce a un chico que es espumillón con patas y que huele a turrón de jijona, la enamora y descubre el verdadero sentido de la navidad... vamos que la historia no es muy diferente a la de las demás películas navideñas.

Entonces ¿Cuál es la diferencia de esta? pues que nos enseña como es pasar la navidad en Verano y que en vez de abetos hay palmeras.



Operación Feliz Navidad nos cuenta la historia de Erica, interpretada por Kat Graham a la que conocemos de Crónicas Vampíricas y poco mas. Ella es una profesional asistente de una congresista que ya no celebra la navidad porque perdió a su madre. Entonces en esos días es mandada a Guam para comprobar que en aquella base no se despilfarra el dinero publico en la llamada Operación Feliz Navidad. Una misión que lanza literalmente desde un avión, regalos a los habitantes de las islas mas alejadas del archipiélago de la micronesia. Y claro allí la recibe un guapísimo piloto con la cara de Alexander Ludwig, dos metros de rubio simpático, amable, y con gran espíritu navideño y adivinad... Se enamora y descubre el verdadero sentido de la navidad.

Pues mi opinión, mas de lo mismo, pero como suele ocurrir en estas ocasiones, es una película hipnótica que no te permite levantar los ojos de la pantalla ante la incredulidad de lo que estás viendo tanto en forma como en fondo. Con factura inequívoca de telefilm, con mucha gente sonriendo, videoconferencias navideñas, preparándonos para lo que viene este año y bueno, muchos actores televisivos que reunidos en un sitio idílico, hace que tanto azúcar pues no indigeste demasiado.



Publicar un comentario

0 Comentarios