30 Fancine: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Día 5: Scare Me, Beasts That Cling To The Straw, y Thermae Romae.



 15/11/2020


Eso de descansar al séptimo día no va con nosotros, ¡si todavía vamos por el día 5!, faltan un buen puñado de películas, y nada menos que los cortometrajes este próximo martes, motivos de sobra para mantener la intensidad Fancinera de este atípico, pero genial, 30 Aniversario.

Como viene siendo habitual, picoteamos parte del programa para traeros un poco de todo, completando alguna película que se había quedado rezagada, y atendiendo las exigencias del Crononauta, comenzamos a darle caña a los viajes temporales con una bizarrada japonesa, inaugurando la primera de unas cuantas, de aquí al próximo jueves 19, día de la clausura.

No dejéis pasar la restrospectiva de ese genio de la animación que es Bill Plympton, con ese humor nervioso, tan cargante como imaginativo, una inigualable muestra de sátira social, que tenéis disponible en el catálogo online, a través de filmin.

Para mas información de actividades paralelas, exposiciones, etc, no dudéis en consultar la página que os dejamos siempre a continuación, Somos F de Fancine, Somos Fusion Freak.


<Más información en WWW.FANCINE.ORG y en redes sociales>


- Largometraje a Concurso:

SCARE ME

Cuanto juego dan las historias de miedo, para formar un film de terror, recurso deudor del espectro literario, que bien interpretado, suele dar interesantes puntos de partida en un género que a veces necesita dividir, para mostrarse verdaderamente relevante en convicción.

Directamente importado de la televisión, el realizador Josh Ruben debuta, a partir de su propio guión original original, con un relato de cabaña aislada por la nieve, un corte de luz, y una serie de historias para asustar al personal, entre las luces y las sombras de la habitual chimenea. Un punto de vista muy recurrente, al que Ruben intenta sacar el máximo partido.

Pese a lo expuesto, la cinta presenta una vía única en lo argumental, e incluso se atreve a incluir el humor como recurso de alivio, desentonando un poco con su intención original de transmitir inquietud, un aviso para los que esperen algo de terror al uso.

Sería muy difícil pensar que 'Scare Me' funcionara, sin el sostén de Aya Cash, su enérgica interpretación da credibilidad al aspecto narrativo, dando forma, con la evidente complicidad de Ruben, al peculiar estilo del que el film hace gala.

En los apartados técnicos, destaca un excelente trabajo de sonido, un elemento que debería recibir el mismo tratamiento de indispensable, en cualquier producto de las mismas características, pero que no siempre goza, del mismo interés empleado por los responsables de la cinta que nos ocupa.

Finalmente, este modesto film resulta ser tan ingenioso como fallido, el escenario único le acaba pasando factura, les falta solemnidad a las historias, demasiado obvias, y aunque mejora su registro en el desenlace, queda la sensación de producto plagado de buenas intenciones, pero equivocado en la forma de hacerlo efectivo.





- Fanzriller

BEASTS THAT CLING TO THE STRAW

El cine coreano ha experimentado un definitivo reconocimiento a nivel internacional, gracias en parte a a la enorme calidad en la mayoría sus producciones, con un esmerado cuidado en todas las facetas de la producción, que siempre rayan a un nivel notable.

El realizador novel Kim Yong-Ho, adapta la historia de Keisuke Sone, un relato criminal deconstruido, muy detallista, y con unos actores implicados, casi todos habituales del cine y la televisión coreanas.

Dividida en episodios, algunos con títulos tan curiosos como 'La cadena trófica', Yong-Ho expone a la peculiar fauna que compone el film a un peligro constante, En su crisol caben muchos perfiles, funcionarios, arpías, policías y falsos agentes de la ley, perdedores de toda la vida, condenados todos ellos a encontrarse en un claro ejemplo de vidas cruzadas.

Superando cierto bache central, que resulta reiterativo y no aporta verdaderamente nada a la historia, la cinta remonta bastante en su parte final, cuando explica muchas de sus incógnitas, tanto estéticas como argumentales, con un excesivo número de cadáveres a sus espaldas, pero resolviendo el puzzle humano de manera satisfactoria. 

Para terminar, la cinta supone el nacimiento de un nuevo talento, para una cinematografía plagada de nombres célebres, 'Beasts that cling to the straw' no parece una opera prima, está, como casi todo lo que porta la etiqueta de su país de origen, insultantemente bien rodada, tiene sus defectos, pero bastantes más virtudes, algo que finalmente, la convierte en un film absolutamente recomendable.







- Asia: Regreso al Futuro

THERMAE ROMAE

Ya casi que da igual de donde le venga la inspiración, en todas las facetas culturales, los japoneses son los reyes del surrealismo, de un gen bizarro que les impide ser convencionales, siempre intentando alcanzar un punto máximo de originalidad, aunque para ello tengan que sacrificar bastantes aspectos de coherencia cinematográfica. 

Adaptando un manga de Mari Yamazaki, el realizador Hideki Takeuchi se embarca en una verdadera odisea, que recoge idas y venidas temporales de un ingeniero experto en termas, desde la Roma del Emperador Adriano, al Japón de la actualidad, mostrando los saltos de manera hilarante, con el agua como conductor, e incluso un tenor, a veces algo despistado, ilustrando musicalmente tan peculiar tránsito.

Con una mezcolanza de géneros, que recoge como más destacados los viajes en el tiempo y la comedia, porque es inevitable poner en marcha ese choque entre culturas sin hacerlo con un continuo sentido del humor, de manera muy consciente, utilizando extras europeos, pero reservando papeles japoneses a roles tan fundamentales como el protagonista, o el mismísimo Adriano.

Un trabajo ligero, pero bastante creativo, muchos no sabrán que las partes de La Roma Clásica están rodadas en los míticos estudios Cinecittà, mostrando un esfuerzo extra del equipo por hacerla lo más realista posible, pese al carácter desenfadado del argumento.

En los apartados técnicos, destaca la potencia inicial de una música que recuerda a grandes clásicos del Peplum, cualquiera de los compuestos por el mítico Miklós Rózsa, se evoluciona a una serie de temas operísticos, que transitan de Verdi a Puccini entre otros, marcando la evolución del film del humor al romanticismo, algo que le hace perder bastante interés e intensidad, sobre todo con la incursión de la traductora en la historia.

Finalmente, 'Thermae Romae' es una de esas rarezas que solo los japoneses pueden parir, cierto que va de más a menos, pero su tono ligero y cercano, y sobre todo, su sorprendente primera mitad, justifica una frase popular, que se convierte casi en un lema en el film, aquello de 'Todos los caminos llevan a Roma', Amén.




Publicar un comentario

0 Comentarios