30 Fancine: Festival de Cine Fantástico Univerdidad de Málaga. Día 4: Alone, Mandíbulas, y 12 Hour Shift


 14/11/2020


Sábado, un día grande en el Fancine, ni las inclemencias de un tiempo algo loco pueden impedir que hoy celebremos, con mayor énfasis si cabe, este 30 aniversario, plagado de buen cine y mejores personas, aunque ya habrá tiempo para agradecimientos, cuando todo esto toque a su fin.

Aprovechando la jornada, hemos completado dos de las películas a concurso, entre ellas las del estrafalarios Quentin Dupieux, como ya avisamos, y como lo prometido es deuda, aquí os dejamos también una grata sorpresa de las expuestas en el catálogo online, del cual intentaremos seguir dando buena cuenta, aunque lo presencial manda.

No nos olvidamos del Crononauta, hasta ahora no os hemos ofrecido ningún título de viajes temporales explícito, pero todo llegará, estamos trabajando en ello, e incluso alguno de los títulos a concurso contiene parte de ese mensaje, paciencia.

Mientras tanto, seguimos en la vorágine de ver todas las películas posibles, para mas información de actividades paralelas, exposiciones, etc, no dudéis en consultar la página que os dejamos siempre a continuación, Somos F de Fancine, Somos Fusion Freak.

<Más información en WWW.FANCINE.ORG y en redes sociales>




- Largometrajes a Concurso:

ALONE

Existe un subgénero muy en boga en este comienzo de siglo, el survival horror de personas perseguidas en bastos territorios naturales, una excisión del Thriller, que añade un componente de realismo verdaderamente perturbador.

Quinto largometraje como realizador de John Hyams, tras lindezas como 'Soldado Universal 4', un periplo en televisión le ha servido para encauzar una carrera, para la que 'Alone' supone un punto de inflexión, para demostrar buena parte de sus habilidades tras la cámara.

Rodada a las afueras de Oregon, el film cuenta con un testigo mudo de excepción, ese majestuoso bosque con su propio sonido, uno de los aspectos que Hyams cuida de la narración, junto a varios momentos de tensión genuina, potenciados por un adecuado trabajo de montaje, que corre a cargo del propio realizador.

Del reparto, destaca el uno contra uno de Jules Willcox contra Marc Menchaca, ambos impecables en sus respectivos roles de perseguida y psicópata de manual, del que no hacen falta muchos detalles personales, más allá de su determinación criminal.

Dividida en capítulos, pese a portar una sola línea temporal, hay que reprochar que el film se extienda demasiado en algunas de sus escenas, y ser demasiado evidente en otras puntuales, algo que tampoco borra su bien perpetrada lucha por la supervivencia, que implica al espectador en su intenso juego de posibilidades.

Finalmente, 'Alone' pude competir en ese estilo junto a títulos como 'Wolf Creek', o 'Eden Lake', su composición y sus objetivos son similares, cierto que requieren de un público dispuesto a ser crispado, pero una vez aceptado el trato, se las arregla para hacer pasar un genuino mal rato, mientras dura su particular persecución.





MANDIBULES 

La evolución de Quentin Dupieux, dentro de su propio universo de surrealismo personal, alcanzó su mejor registro con la reciente 'Deerskin', justo hace un año, un trabajo más depurado, menos inaccesible, dentro siempre de su irrenunciable y peculiar estilo.

Con la originalidad como bandera, el realizador francés vuelve a cubrir prácticamente todas las facetas de la producción, para poner en marcha una buddy movie, que sería de manual, si no fuera por la mosca gigante que se adueña del argumento.

Pese a que la amenaza de lo absurdo, pone en peligro al film, hay que reconocer que Dupieux se las arregla bastante bien con 'Mandibules', gracias a que el absurdo esta bien calibrado, en las particulares aventuras que van surgiendo en el camino de Jean-Gab y Manu, los responsables del hallazgo.

Rodada en escenarios de La Costa Azul francesa, es difícil catalogar la cinta como una comedia, pero gracias a Grégoire Ludig y David Marsais, sus dos protagonistas, también dos tontos muy tontos, el tono de humor es predominante, y recuerda aquello de subestimar nunca la estupidez humana, pues hay más imbéciles como ellos en la travesía, o bichos raros de otro calibre, como el que interpreta una estupenda y altisonante Adèle Exarchopoulos, muy implicada, como sus compañeros, ante tan complejo reto. 

Finalmente, la novena película de Mr. Oizo, seudónimo que utiliza Dupieux en su faceta como productor musical, confirma su deseo de manifestarse algo más cercano al gran público, 'Mandibules' es otro punto a favor, en su extravagante faceta como creador cinematográfico, con unos metrajes por debajo de los 80 minutos, algo muy de agradecer, que ejerce como un indicador de la escasa pretenciosidad, que le contempla como cineasta. 






- Contenido Online:

12 HOUR SHIFT

Poco antes de la llegada del año 2000, un turno de noche en un hospital local de Arkansas, va a convertirse en una auténtica pesadilla, cuando el negocio oculto de tráfico de órganos que regentan un par de enfermeras, adquiera tintes criminales dantescos.

Con un argumento tan estimulante, la actriz y directora Brea Grant, perpetra un contundente comedia negra, a partir de su propio guión original, en un solo escenario, y en esas doce horas que señala en título, en la búsqueda de ese particular ejercicio de estilo que se suele perseguir en el cine independiente norteamericano.

Produce David Arquette, que se reserva un pequeño papel en un reparto, en el que brilla una Angela Bettis capaz de sujetar los baches del film, con su excelente interpretación de Mandy, una enfermera borde, drogadicta, pero inteligente, todo lo contrario que Chloe Farnworth, que da vida a una especie de Harley Quinn desbocada, surgida del profundo sur americano, tan determinada como inconsciente en sus acciones.

Hay mucha química entre ambas actrices, se nota la complicidad y el trabajo de Grant, a la hora de llevarlas al límite de lo sangriento, recorriendo lo pasillos de un hospital a punto de convertirse en manicomio, con personajes muy evidentes, como es el caso de los agentes de la ley, torpes e ingenuos, los pacientes molestos, los delincuentes peligrosos, y el resto del personal, todos ellos, a punto de eclosionar en tan reducido espacio.

Finalmente, esta frenética pieza de humor, recuerda inevitablemente al estilo de Los Hermanos Coen, aunque no tan elegante, bastante menos sutil en los detalles y las obsesiones, pero endiabladamente entretenida, consigue que sus algo menos de noventa minutos, se pasen de forma amena y despreocupada.





Publicar un comentario

0 Comentarios