La Maldición de Bly Manor: Una nueva mansión encantada, una nueva historia digna de vivirla




Tras dos años, Mike Flannagan vuelve con la segunda entrega de su antología de mansiones encantadas tras el éxito de Hill House y en este caso centrada en La Maldicion de Bly Manor, basada en el clásico de Henry James Otra Vuelta de Tuerca, que ya tuvo una magnífica adaptación con Suspense. Un drama romántico envuelto en terror gótico que ha vuelto a hipnotizarnos.

Morir no equivale a desaparecer. En este gótico romance’, una ‘au pair’ se adentra en un abismo de escalofriantes secretos.


Flannagan vuelve con parte del reparto de Hill House: Victoria Pedretti, Henry Thomas..., para hacernos vivir una aterradora experiencia que no vive tanto del susto fácil como del temor a algo oculto que dejó en nosotros el secreto que esconde está misteriosa mansión en la campiña inglesa y donde viviremos noches aterradoras buscando en cada esquina oscura un nuevo ser que atormentará nuestras pesadillas.

Con una clara y buen buscada importancia de los dos niños protagonistas y contada en flashback continuo, Bly Manor de nuevo nos acerca a una historia que nos va desvelando desde su primer episodio una verdad incómoda y terrorífica que termina desvelandose en unos últimos tres episodios finales de los más brillantes que hemos visto en los últimos años. Todo termina encajando en un puzzle que parece darle vuelta a lo mismo durante algunos momentos pero que necesita de ese preámbulo para marcar el camino de su desarrollo.




Es difícil compararla con Hill House, porque pasamos de un drama familiar a un drama romántico con todo lo que ello conlleva y donde ese sentimiento aterrador que siempre está en el ambiente tiene un aroma totalmente diferente aunque termine ejerciendo el mismo resultado de ansiedad y desasosiego.

Dentro del amplio catálogo de Netflix, mucho realmente de baja calidad, Bly Manor es un oasis de calidad que no debes dejar escapar. Una auténtica joya en el mundo de las series de terror.




Publicar un comentario

0 Comentarios