El juicio de los 7 de Chicago... ocurrió hace 50 años y sin embargo es pura y dura actualidad.


 Y Netflix presenta su candidatura a los próximos premios óscar.

Este pasado viernes ha llegado a las pantallas de la plataforma Netflix una de las películas mas esperadas de este año 2020, de la que llevamos muchos meses escuchando hablar y que al final el Covid ha llevado a las pantallas de streaming. Hablamos de El juicio de los 7 de Chicago una película dirigida por el mejor guionista que director Aaron Sorkin.

El nombre de la película no engaña a nadie, y es que durante dos horas y diez minutos vernos justo eso, El juicio de los siete de chicago, que en realidad eran ocho, porque ya que pasaba por allí el Pisuerga decidieron acusar de conspiración al líder de los panteras negras, que literalmente pasaba por allí, 4 horas estuvo en Chicago. Pero bueno, los setenta no eran una buena fecha para ser negro en Estados Unidos.

¿Que nos encontramos en pantalla? Pues una vez mas Sorkin nos demuestra que es el mejor del mundo escribiendo dramas políticos y claro nos cuenta de una manera magistral todo lo que rodeo a uno de los juicios mas importantes de la historia de los Estados Unidos, Un juicio en el que siete inocentes fueron acusados de conspiración por las protestas provocadas por el cuerpo de policía, no lo digo yo, lo dijo el fiscal general de los Estados Unidos en el juicio durante los hechos y que supuso un antes y un después en el fin de los sesenta, y de la guerra de Vietnam.


Como no puede ser de otra manera, esta magnífico guion, da para que un grupo de actores se luzca durante toda la película. Hablamos de que cada uno de los miembros del reparto tiene su minuto de gloria y claro unos actores con un buen guion hacen que se comprometan con el film y eso se nota.

Aquí habrá bastantes nominados a interpretación, Sacha Baron Cohen debería ser uno de ellos porque está simplemente magistral, su alegato final es de premio, el problema es que ya sabemos que es cómico, asi que no ganará el Öscar, es mas dudo que sea nominado. El problema es la dirección y es que Sorkin es un director normalito, que si bien es correcto en cuanto a forma, no transmite la empatía de sus palabras y eso es así. No obstante estamos ante uno de los mejores estrenos del año y un filme candidato a llevarse muchos premios, aunque sea por incomparecencia de sus rivales.

Publicar un comentario

0 Comentarios