Alguien tiene que morir: El creador de La Casa de las Flores se pasa al drama histórico




Manolo Caro
, responsable de la magnífica La Casa de las Flores, es uno de los realizadores con más futuro en México y, sin duda, su miniserie Alguien tiene que morir es uno de los productos más esperado en Netflix, tanto por la dirección como por el plantel de actores de primer nivel que lo componen: Ernesto Alterio, Carmen Maura, Esther Exposito, Alejandro Speitzer o Cecilia Suárez. Os contamos que nos ha parecido la nueva miniserie.

España, años 50. La historia comienza con un joven al que sus padres le piden que vuelva de México para que puedan conocer a su prometida. Él regresa acompañado de Lázaro, un misterioso bailarín de ballet


Aunque en principio la miniserie parecía plantearnos un intenso thriller (sus diferentes trailers así nos lo habían mostrado), dicho género se va desvaneciendo en pro de un drama familiar sobre la homosexualidad en la época más dura del régimen franquista, años 50, con una gran carga crítica a dicho momento. Y es justo eso lo más negativo del título, esperar algo que no se nos da en ningún momento y que además estar enfocado en otro género destinado a otro público y donde encima tampoco llega a cuajar de forma correcta.

Las grandes actuaciones y una muy buena puesta en escena e idea por desarrollar, termina por desvanecerse e incluso convertirse en aburrida a pesar de los tintes de calidad evidente tanto en dirección como actuación pero sin contar con la fuerza necesaria para convertirse en un producto de calidad.




Una pena que un producto que apuntaba a la excelencia se queda en el aprobado. Interesante si, pero solo por momentos y con un desarrollo demasiado lento.



Publicar un comentario

0 Comentarios