#Vivo: Nuevas tecnologías vs zombies coreanos



Siempre he tenido una duda ¿Serían capaces los milenials, por su estilo de vida, superar un apocalipsis zombie? Pues se ve que el director coreano Il Cho se ha planteado lo mismo y por ello nos ha traído una nueva película del tan conseguido subgénero zombie coreano, que tan bien funciona con títulos como Train to Busan, en #Vivo, una cinta que juega con algo de originalidad en sus primeros 45 minutos pero que termina siendo una más que decente película de acción de zombies con todos los esteriotipos en su segunda parte.

La rápida propagación de una infección desconocida provoca el caos absoluto en una ciudad. Sin embargo, un ciudadano que vive completamente solo logra permanecer al margen de ella. Esta es su historia.

#Vivo nos vuelve a traer esa nueva clase de zombies, que se salen de la escala de los que corren y lo que van lento, y se une aquellos que están relacionados con vida y habilidades  anteriroes, aunque sean básicas. Unos zombies que en esta ocasión no solo deberán enfrentarse a los supervivientes de este apocalipsis, sino que serán evitados por tecnologías 2.0 tan en voga en la actualidad. Este es, sin duda alguna, uno de los principales puntos de originalidad pero que se va desdibujando durante le trayecto de los protagonistas. Eso si, en determinadas momentos, con casualidades muy programada, funcionan bastante bien.



El título va creciendo desde su inicio donde prima la soledad y existencialismo que deja en sus primeros días la enfermedad que convierte a los humanos en esas bestias caníbales con pocos diálogos y protagonismo absoluto del actor Yoo Ah-in, hacia una acción sin desenfreno en su última parte, mucho más cercano a lo visto en estas películas de géneros y que, sin molestar, termina estropeando un título que a primera vista era diferente y muy original.

Eso si, fan de los zombies coreanos forever.




Publicar un comentario

0 Comentarios