The Babysitter: Killer Queen. Un placer culpable que lo sigue siendo a lo grande




Vuelve McG con la demencial segunda parte de The Babysitter, que en este caso de le añade la coletilla Killer Queen. Un título igual de demencial y absurdo que su primera entrega pero a la vez tan entretenido y divertido. Además el director ya ha anunciado que quiere tercera entrega. En este caso repetimos la fórmula de la cinta original, un gran homenaje al cine slasher juvenil, pero añadiendo un toque aún más sobrenatural.

Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal.

El mismo reparto de la primera entrega con algún añadido, Judah Lewis y Emily Alyn Lid bastante más crecidos, y la misma fórmula pero con más exteriores son las principales bases para que esté auténtico placer culpable sea uno de esos títulos imprescindible entre todo lo que estrena semanalmente Netflix.




Un guión absurdo sobre las bases de incorrección y mucha sangre son los ingredientes para otra orgia de diversiøn sin pretensiones, algo así como comida rápida y de la que engorda mucho pero que no podemos para de comer. Sólo un pero, le sobran quince minutos. Más de lo mismo, si te gustó la primera entrega, disfrutarás como un cerdo de esta secuela.




Publicar un comentario

0 Comentarios