Moscow Noir: Un sueco entre tiburones rusos




Aunque con dos años de retrasos, por fin podemos disfrutar en nuestro país de la ficción sueca Moscow Noir gracias a Filmin. Estamos hablando de la  adaptación del primer libro de la Trilogía Negra de Moscú de los novelistas suecos Camilla Grebe y Paul Leander-Engström.

En el Moscú cambiante del siglo XXI, un inocente negocio lleva a un banquero sueco a pelear de forma encarnizada con millonarios, políticos, oligarcas y sus ejércitos privados. Todo comienza en Rusia en 1999. Tom Blixen es un banquero de inversiones sueco que, tratando de ayudar a unos amigos en serios problemas económicos (y de paso sacar tajada de ello), se entrometerá en los planes de hombres con mucho poder, dispuestos a lo que haga falta por un pedazo más grande de la tarta




A diferencia de otras series nórdicas que os hemos traído en pasadas semanas, está adaptación no es del todo redonda y siendo un producto muy interesante, patina en determinado momentos. La trama principal de corrupción y poder en el Moscú de finales de los 90 es espléndida, además que no deja de sorprendernos con diferentes cliffhangers al final de cada episodio que nos deja con ganas de conocer mucho más de la temática propuesta y de los oscuros personajes que la componen, pero desgraciadamente no consigue convencernos las temáticas secundarias que completan un metraje demasiado amplio, debido al poco interés de estas, y sobre todo la poca profundidad en los secretos que esconde el protagonista principal Tim Blixen que solo es tratado con ligeras pincelada.

Nos sigue sorprendiendo lo bien documentadas que están este tipo de serie, con unos personajes muy bien estructurados y que, incluso habiéndose grabado en Lituania y en la propia Moscú, termina ayudando bastante a meterte en una historia ya de por sí tan interesante como abrumadora en lo que se refiere a la cantidad de datos expuestos.




Brillante como siempre el joven actor sueco, y una de las estrellas de su país, Adam Palsson, al que hemos podido ver más recientemente en El Joven Wallander


Publicar un comentario

0 Comentarios