Greenland, Otro meteorito que lo va a destruir todo y otra familia tomando malas decisiones, vamos lo de siempre.


Una nueva historia de catástrofes que huele a lo mismo que el resto de historias de catástrofes.

El estreno mas esperado de este fin de semana es Greenland, y esto es una prueba irrefutable de lo mal que está el cine en 2020, porque de no ser por la pandemia, esta película hubiera pasado sin pena ni gloria por la cartelera y en dos meses estaría en el mercado doméstico, pero claro la ausencia de blockbusters americanos provoca que se estrene por todo lo alto.

¿Esto significa que es Greenland es una mala película?, pues oye, dentro de su genero es un producto entretenido, rodado de una manera bastante solvente y con algunas escenas muy emocionantes, a lo que unimos el indudable atractivo de su pareja protagonista, Gerard Butler y Morena Baccarin con menos química que la pizza y la piña también hay que decirlo.


Sin entrar en demasiados spoilers, la película nos cuenta como un meteorito va a impactar sobre la tierra y se va a cargar a todo dios, menos a un grupo de elegidos que serán llevados a Groenlandia, que es el título de la película y que aquí no se ha traducido para que no pensemos que es un documental de esquimales.

Y nos encontramos una vez mas ante lo mismo de siempre en este tipo de cintas, con la diferencia que en esta ocasión no hay un grupo de perforadores camino al meteorito, sino que vemos lo que pasa en la tierra, caos, anarquía y destrucción, o como yo lo llamo, Disneylandia. El problema está en el que ya es un poco aburrido ver a los protagonistas cometer los mismos errores tontos que provocan la aventura, básicamente porque habitualmente comienzan porque un adolescente o un niño hace una idiotez supina, bueno pues aquí, el niño hemofílico con una bomba de insulina se le ocurre olvidarse de la bolsa que lo mantiene con vida... pero a los padres también se les olvida... En lugar de pensar , bueno en tres horas llegamos a destino y allí nos darán mas medicina, dicen, vamos al coche a buscarla,  y a partir de ahí todo ocurre porque todos los personajes una vez tras otra toman la decisión equivocada. Conclusión, se merecen morir.

Y poco mas que decir de la película, salvo que tiene unos efectos especiales decentes, y que Gerard Butler lleva sin rodar una buena película desde 2013.




 

Publicar un comentario

0 Comentarios