Crítica: VFW una genialidad sangrienta con señores mayores cañeros


Un claro y muy gore homenaje al cine de Carpenter.

Ni idea de la existencia de esta película hasta que la he visto hoy en Movistar+, he llegado a esta genialidad por encargo y sin tener muy claro que iba a encontrarme. Por un lado teníamos a un grupo de actores encabezados por Stephen Lang, al que conoce todo dios como el malo de Avatar, Willian Sadler, mítico secundario de acción y Martin Kove también conocido como el Malo de Karate Kid y Cobra Kai. Vamos que lo que viene siendo un elenco de jóvenes estrellas, no es que lo sea. Por otro lado tenemos el tufillo a serie B que se intuía en el poster.

Y serie B es lo que nos encontramos, porque VFW es un homenaje a esas películas directas al videoclub que inundaban las estanterías en los ochenta. Una historia que desde su fotografía hasta su montaje y sobre todo su banda sonora nos recuera al cine de Carpenter y en esencia podríamos decir que es un remake de Asalto a la Comisaría 13 pero en lugar de una comisaría tenemos un bar de veteranos de guerra de esos que mean Napalm. 




Como hemos dicho la historia la hemos visto cientos de veces, un lugar con gente inocente que tiene que defenderse de una orda de enemigos, lo hemos visto en el cine de acción, en el western y en el cine de zombies. Y casi siempre este tipo de películas son una oda a la hemoglobina y VFW no defrauda en ese punto.

Sangre, mutilaciones, violencia explícita por un tubo, actuaciones llenas de tetosterona ochentera, y unos señores mayores mas rudos que todos los héroes de acción de la actualidad. Vamos que si te gusta la serie B, se convertirá en imprescindible para ti, para el resto de los mortales, mantenerse alejado de ella, porque como ya sabéis no esta hecha la miel para la boca del asno. 

Publicar un comentario

0 Comentarios