Caza de Brujas: Nueva ficción de estafas y delitos financieros con denominación de origen Noruega


Con una marcada faceta femenina, la serie es de las creadoras de Utoya.22 de Julio (Anna Bache-Wiig y Siv Rajendram Eliassen) y dirigida por Eva Sørhaug, llega a Filmin una nueva serie de ocho episodios, de unos cuarenta minutos cada uno, de origen escandinavo, más concretamente noruego y que esta vez, sin atisbo de violencia y crímenes de sangre, nos muestra la lucha entre un grupo de personas que quieren sacar a la luz determinados delitos financieros contra otro que quieren que se mantengan en las sombras para proteger a determinadas personas.

Ida Waage trabaja en un bufete de abogados. Tiene que firmar una factura por 450000 euros, pero duda. No conoce la firma. ¿Puede confiar en las personas para las que trabaja? ¿Es una estafa? ¿Debería ella sonar la alarma?


Aunque en un principio Caza de Brujas nos pueda resultar alejado de nuestra compresión y desde luego con escaso interés para aquellos que solemos devorar series más o menos guiadas, el ritmo vertiginoso de acontecimientos de esta ficción hará que nuestro interés crezca en cada momento, y aunque a veces haya determinados momentos en que perdernos por lo complicado del entramado financiero del que se habla, los giros de guión y las sorpresas nos mantendrá enganchados.


A diferencia de otras series escandinavas, en esta ocasión no se siguen las pautas de series EEUU, de las que han vivido algunas productos noruegos, suecos o daneses, y no encontramos casi nada de violencia, y los crímenes todos se centrarán en estafas, blanqueos y delitos financieros que las encargadas de la serie nos muestra sin ningún tipo de cortapisa, sin encubrimiento, donde incluso los miembros políticos del gobierno noruego son meros actores y muestra con virulencia su opinión sobre lo que se nos va contando.

Un producto algo especial de aquellas tierras del norte que, aunque pueda resultar algo confuso en un principio, deberíais darle una oportunidad porque os enganchará irremediablemente. 

Publicar un comentario

0 Comentarios