Una noche de locos: Gamberrismo juvenil para una noche de verano




Noche de verano, 28 grados, un calor sofocante, la familia en casa al completo y no saber qué ver... Pues bien en este punto es cuando aparece la nueva comedia de aventuras de Netflix, Una Noche de Locos de la directora Trish Sie, es el típico producto para este tipo de veladas, echarse unas risas con amigos o familia y olvidarla antes posible.

Durante una fiesta de pijamas con sus mejores amigos, dos hermanos descubren que su madre, Margot (Malin Akerman), no es lo que parece. Ahora es un ama de casa normal y corriente, pero fue una ladrona de guante blanco que se acogió al programa de protección de testigos. Cuando ella y el padre de los niños (Ken Marino) desaparecen, obligados a dar un último golpe con el ex novio de Margot (Joe Manganiello), los hermanos deciden formar un grupo para rescatarla a lo largo de una noche repleta de acción




Ni siquiera la propia cinta se toma en serio su desarrollo. Escenas de acción desastrosa, un guión terrible y momentos que ya hemos visto con anterioridad en una aspirante a Spy Kids pero que se queda a medio camino. Aún así, la cinta tiene golpes de comedia muy buenos y echaremos una entretenida hora y media sin aspiraciones a nada.

Destacar sobre todo la actuación del joven Maxwell Sinkins, todo mejora cuando el está en pantalla, y del padrazo Ken Marino. Lo mejor sin duda de la cinta junto a la movida banda sonora. Por cierto Joe Manganiello, para lo que has quedado amigo mío.






Publicar un comentario

0 Comentarios