Estocolmo: Estación Central. Tráfico de mujeres Made in Sweden




La ficción nórdica, noruega, sueca y danesa, está empezando a tener un nombre en el panorama serial sobre todo por el género Nordic Noir que también está funcionando tanto en el país de origen como en su salto a otros países. Sin embargo, hoy os traemos una miniserie un poco diferente por aquellos lares, más cercana al procidemental y a series policiacas al uso, como es el caso de Estocolmo: Estación Central.

Esta miniserie de seis episodios está basada e los primeros cuatro libros de la saga literaria Box 21, escrita por la extraña pareja que forman el periodista Anders Roslund y Börge Hellström, antiguo convicto que tras reformarse se convirtió en debatiente sobre el sistema penitenciario sueco.

La historia se centra en Lidia, una mujer rumana que es llevada a Suecia con la promesa de una vida mejor. Sin embargo, como muchas otras mujeres de Europa del este, ha sido engañada por una red de trata de blancas y la fuerzan a prostituirse. Ahora busca venganza y su vida se cruza con la del oficial Ewert Grens, que se dedica a perseguir criminales peligrosos.



Lo primero a destacar de esta primera temporada es la implicación de uno de sus autores, el otro ha fallecido, como es Roslund en el desarrollo de una ficción que es muy fiel a las novelas originales, no solo en tramas y en personajes, sino en localizaciones, respetando tanto sitios donde transcurren los hechos como utilización de varios idiomas en el desarrollo.

Aunque es verdad que el desarrollo, sobre todo por el carácter frío de su origen, no nos llega tanto como en series norteamericanas o del sur de Europa, si hay que destacar la capacidad para sorprender y los diferentes giros de guión que nos mantendrán pegado durante el transcurso de todo la serie.

La podéis disfrutar en V.O.S.E. en Filmin.





Publicar un comentario

0 Comentarios