El Rey, monarca Eterno: El nuevo Dorama de Lee Min Ho de viajes interdimensionales (con Kpop)



El nuevo Dorama "Made In Netflix" que ha estrenado Netflix en los últimos días ha sido El Rey: Monarca Eterna, una historia romanticona con viajes entre dimensiones que tiene entre sus principales facetas llamativa la de la estrella coreana Lee Min Ho, el actor que tan buenos momentos nos hizo pasar con Boys over flowers.

Pues bien, las series Coreanas tienen algo, además de un presupuesto brutal y una forma muy parsimoniosa de tomarse su desarrollo, y es que mientras mas vergüenza ajena te haga sentir más te engancha, menos esta vez, donde el desarrollo contemplativo termina matando a una serie de episodios demasiados largos y donde muchas veces, demasiadas, no ocurre nada de nada.

En este caso el monarca de una Corea alternativa viaja a la República de Corea en nuestro tiempo buscando a una persona que lo salvó de ser asesinado cuando era niño y donde se entremezcla la magia, gracias a una flauta milenaria forjada por demonios, y un pastelismo exacerbado y romanticón que lo ensucia todo, esta vez demasiado.



La serie ha sido muy criticada en su país de origen y aunque Lee Min Ho ha salido al paso de dichas críticas, defendiendo la serie a capa y espada, los fans no han llegado a conectar con una serie que está hecha por y para el baño de egocentrismo del actor principal, haciendo que todo termine cansando. La nota fantástica hubiera estado mucho mejor si se hubiera continuado por ahí.

Los amantes de los doramas románticos con toques de fantasía son el único público destinatario de este producto que, de verdad, fuera de ese circulo, termina por caer por su propio peso.

P.D.: Es interesante ver los cameos de gente tan conocida en el mundo del Kpop como BTS.


Publicar un comentario

0 Comentarios