7500: Avión Secuestrado: Excelente despegue, horroroso aterrizaje



Que te pongan a Joseph Gordon-Levitt para tu pera prima, es empezar con buen pie tu carrera como director, y eso es lo que debió pensar el director alemán Patrick Vollrath cuando confirmaron al actor para su primera película, 7500: Avión Secuestrado, una buena idea de inicio sobre un secuestro de un avión y casi por completo rodada en la cabina de un avión.

Imaginaros la situación, viajas como piloto de una avión de pasajero, con tu mujer y madre de tus hijos como una de las azafatas del vuelo y de repente varios terroristas árabes intenta tomar el control del avión, y debes decidir dejarlos entrar en la cabina o jugarte, entre otras, la vida de tu pareja.

7500 tiene una primera parte de película excelente, sobria en todo su metraje, dura, y sobre todo impactante, casi sin necesidad de grandes alardes, los primeros 50 minutos del film te dejan sin aliento, con un gran Gordon-Levitt manejando los hilos como gran protagonista. Esos momentos te dejarán pegados al acento, pero...



Entonces el director pierde el control de su obra, acude a situaciones ya vistas con anterioridad, muchos clichés  y se convierte en una peli de bajo presupuesto, falta de ideas y donde casi toda la tensión desaparece. Intentarlo lo intenta, pero desgraciadamente se les va de la mano.

Nada más que por esos brillantes primera casi hora merece la pena el visionado, eso sí, no esperéis sorpresas finales más allá de un aterrizaje de lo más tranquilo.

Publicar un comentario

0 Comentarios