365 días: El fenómeno que está arrasando en Netflix y que deja la polémica de 50 Sombras de Grey en niveles de parbulario



¿Os acordáis lo que se lió con las tres adaptaciones cinematográficas de 50 Sombras de Grey y la polémica sobre su contenido erótico y sado que aparecería en pantalla y que finalmente fue muy light? Pues bien, si con aquello se lió, no sabéis lo que se está formando con el estreno en el catálogo de Netflix de 365 días, basada en la trilogía 365 DNI de Blanka Lipinska y comparada con la obra de E.L. James.

La película polaca llegó a cines el pasado febrero, sin pena ni gloria, ha sido la auténtica revolución en el catálogo de Netflix colocándose en el primer lugar de los más visto de nuestro país durante varios días seguidos. 



Es que 365 días lo tiene todo para triunfar entre el público asiduo a este tipo de producciones. Mafioso siciliano buenorro rapta a chica polaca, con la que está obsesionado, con la premisa de conseguir que ella caiga a sus pies en 365 días. Durante el trayecto hay sexo, síndrome de estocolmo, más sexo, machismo a punta pie, más sexo, violencia, más sexo y así hasta el final.

Y es que además de utilizar mucho de los argumentos esgrimidos en las versiones de la trilogía de 50 Sombras, esta adaptación va más allá y es una peli de softporno romanticona con horribles actuaciones donde solo importa el físico de sus dos protagonistas y tenerte enganchado a una historia de amor algo tóxica pero que Netflix sabía que iba a triunfar, el público es así y no deja de sorprendernos.



¿Habrá segunda entrega? Pues esperemos que si, porque de las pocas cosas que me ha sorprendido es su "extraño" final demasiado abierto (me imagino que igual que en la primera entrega que no he tenido el gusto de leer de la trilogía de Lipinska). Por lo demás, queridos amantes del buen cuarto kilo de carne bien curtida, esto es 365 días.

Publicar un comentario

0 Comentarios