Reseña CIUDAD DE JADE, de Fonda Lee (Insólita, 2019)

Una reseña de FJ Arcos Serrano





El jade es el alma de la isla de Kekon. Durante siglos, los kekoneses lo han extraído de las entrañas de la tierra, han comerciado con él, lo han robado y han matado por él. Honorables guerreros huesos verdes como la familia Kaul lo han empleado para aumentar sus habilidades mágicas y defender la isla de las invasiones extranjeras.

Ahora la guerra ha terminado y una nueva generación de la familia Kaul compite por el control de la floreciente capital de Kekon. Solo les preocupa proteger a los suyos, monopolizar el mercado de jade y defender los distritos que se hallan bajo su protección. En estos tiempos de cambio no hay lugar para las antiguas tradiciones.

Cuando aparece en las calles una nueva y poderosa droga que permite a cualquiera (incluso a los extranjeros) usar el jade, la creciente tensión entre la familia Kaul y sus rivales, la familia Ayt, estalla y transforma la ciudad en un campo de batalla. El resultado de esta guerra de clanes decidirá el destino de todos los huesos verdes y el futuro de la propia Kekon.


Hoy vengo a hablaros de Ciudad de Jade, primera parte de una trilogía escrita por Fonda Lee, que contiene más acción y sorpresas que muchas trilogías completas.

Es una novela dividida en tres partes muy claras que nos permite acompañar como testigos de excepción a los combates cotidianos por los que pasa una de las familias más influyentes de la ciudad de Kekon. Junto a este punto de vista, nos ofrece también la historia de “un don nadie” que no tiene poder alguno y que lo ansía con todas sus fuerzas, sin ser consciente de las consecuencias que esto le puede acarrear.

El ritmo de la novela es vertiginoso y trepidante y aunque son casi 600 páginas, se leen muy rápido. La autora sabe muy bien cómo llevar el tempo correcto en todo momento y construir así una trama que mantiene interesado al lector hasta su final, dejando con una sensación que de querer leer más.

Los personajes es uno de los puntos clave de la novela: Hilo, Shae, Lan y Anden están muy bien caracterizados. Fonda Lee se centra en la psique de estos personajes principales y la relación entre ellos, provocando una rápida empatía…y eso como lector me gusta mucho; finalizando ya con este aspecto de la novela se podría decir que quizás los secundarios no acaban de funcionar demasiado bien y son poco memorables.

El estilo de la escritora es brutal, con unos combates muy bien narrados y una descripción del ambiente muy vívida que te permite imaginártelo todo como si estuvieras allí mismo. Fonda Lee construye un mundo muy realista, basado en el nuestro, con inspiraciones asiáticas donde la electricidad, móviles, etc, conviven con la magia ancestral del jade en perfecto equilibrio.

En relación a esto último, el sistema de magia basado en el jade también funciona muy bien y es muy realista, recreando ciertos detalles que ayudan a recrear en tu cabeza una imagen muy completa del mundo de la novela.

¿Y qué decir de ese cliffhanger del final? Pues te deja con algunos hilos argumentales abiertos, pero no temáis…ya que para servidor la lectura del libro es una experiencia suficientemente completa e independiente.

En definitiva: Fonda Lee consigue escribir una novela muy bien hilada, que avanza con buen ritmo y que contiene personajes memorables en una ambientación fascinante, todo dentro de un mundo complejo que merece la pena leer; Un balance perfecto en las cantidades justas de acción, drama y épica que hará las delicias de todo amante del género fantástico.

Esperemos que su segunda entrega “Jade War”, no tarde mucho en llegar.

Publicar un comentario

0 Comentarios