Crítica - Bad Boys for Life


Aunque un poco tarde para nuestro gusto, por fin Will Smith y Martín Lawrence nos han traído la tercera entrega de Bad Boys, una saga que a finales de los noventas y principio de los dos mil tuvo gran éxito sobre todo gracias a la pareja protagonista, que más allá de un guión pobre y un discreto trabajo de realización, nos encantó gracias al carisma de sus dos protagonista que llenaban la pantalla con su química.

Mucho nos temíamos que esta tercera entrega se quedara desfasada. Bien porque su público objetivo había crecido y se manejaba en otros gustos o porque el espíritu noventero que lo impregnaba todo no supiera imponerse en la actualidad. Que equivocados estábamos.

Bad Boys For Life es fresca, divertida, su pareja protagonista sigue enganchándonos y, a pesar de sus grande agujeros de guión y otros aspectos negativos secundarios, estamos ante seguramente la mejor entrega de la saga y sobre todo puro entretenimiento para un amplio espectro de público.

La tercera entrega de Bad Boys de nuevo deja casi todo el resultado del título en su pareja protagonista que es, sin lugar a duda de nuevo, lo mejor de la película, aunque sea sobrado de peso y más viejos. Desde primera hora tenemos acción y risas, los fans de las dos primeras películas reconocerán estos factores desde primera hora, contando para ello con una buena selección de secundarios y una excelente banda sonora. Si la taquilla le respeta tendremos "chicos malos" para mucho tiempo.

Publicar un comentario

0 Comentarios